Baloncesto

Darío Brizuela: «Debutar con la selección ha sido el broche a un gran año»

Brizuela en un entreno./DV
Brizuela en un entreno. / DV

BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

Darío Brizuela (San Sebastián, 1994) debutó el domingo con la selección española ante Bielorrusia en el último partido de la primera fase de clasificación para el Mundial de China 2019. La 'Mamba Vasca' (en referencia a la 'Mamba Negra', Kobe Bryant), es el primer guipuzcoano en el combinado estatal en 23 años, desde que José Luis Galilea debutara en 1995.

- ¿Cómo es el día siguiente al de un debut con la selección?

- Es cuando más te das cuenta de lo que has hecho y disfrutas más de lo que pasó el domingo. En el partido no estás pensando en que es un debut, sino en contribuir e intentar ganar. Pero una vez que me desperté, pensé: 'joe, que he debutado con la absoluta', y te acuerdas de todo el camino realizado hasta llegar aquí.

«Ir al Mundial está muy complicado. Será el momento de llamar a los Ricky, Gasol y demás NBA»

«El domingo tuve la oportunidad, y ahora quiero más y quiero venir a las siguientes ventanas»

- Habías estado en la convocatoria de las ventanas de febrero pero no habías jugado hasta el domingo. ¿Estabas ansioso por debutar?

- Sí, realmente. Estaba entrenando y no podía parar de pensar en que quería jugar. La ansiedad que tenía era más por jugar que por el hecho de debutar. Quería contribuir y ayudar a mis compañeros en la pista. El domingo tuve la oportunidad, y ahora quiero más y quiero venir a las siguientes ventanas y volver a jugar.

- Y metes dos puntos ante un rival muy duro como Bielorrusia...

- Sí, son muy duros. Tuvimos una renta de veinte puntos y no bajaron los brazos. Se me salieron un par de tiros, pero eso pasa a un segundo plano. Estoy contento por haber debutado y haber cumplido mi papel. Hubiese estado genial hacer un muy buen primer partido, pero espero que en los siguientes vaya a más.

- Además, debutas con compañeros de la sub20, con los que conseguiste la plata en el Europeo de 2014.

- Eso hace especial ilusión. Estar en la selección con amigos íntimos como Sáiz y Vicedo, y luego con Juancho, Alberto Díaz o Paulí que también son amigos muy cercanos... Está muy bien porque al final vas a la selección absoluta pero ya conoces a la gente. Estas semanas que nos juntamos son una gozada.

- Habéis demostrado que en el baloncesto español hay vida más allá de los Gasol, Llull, Ricky...

- Decía Quino Colom hace unos días que al final parece que sabemos jugar a esto, ¿no? El nivel en España es muy alto. Sí que es verdad que con los jugadores de la NBA la selección mejora muchísimo, pero la ACB es la mejor liga doméstica de Europa y se ha demostrado. Hemos terminado la primera fase con pleno de victorias. Ahora la idea es hacer lo mismo en la segunda.

- ¿Te ves con posibilidades de jugar el Mundial?

- Seguir jugando en las ventanas sí que es factible, pero ir al Mundial... Está muy complicado. Será el momento de llamar a los Gasol y compañía y es normal que llegado el Mundial los equipos vayan con todo. Para nosotros, poder estar en la selección y ayudarla a clasificarse para el Mundial ya es un premio y un orgullo. La gente puede decir que el partido del domingo fue muy fácil al ganar de 20, pero en unas ventanas tienes muy pocos días para preparar los partidos. En nuestro caso, somos muchos jugadores de equipos distintos y por eso estaría muy bien que el mérito de clasificarse para el Mundial, si finalmente nos clasificamos, estuviese recompensado llevando a uno o dos jugadores de los que han estado aquí.

- ¿Qué balance haces de tu temporada en Estudiantes?

- He ido de menos a más. El año anterior que estuve con Salva Maldonado jugué mal y poco, y este año he dado un paso adelante y he demostrado que puedo jugar con él y he acabado muy bien. Venir a la selección es un broche, un premio a todo el año. El verano pasado trabajé durísimo y ha merecido la pena, por lo que es un impulso para seguir trabajando igual de duro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos