Atletismo

Cid: «La sensación es la del 4x400: un buen resultado, aunque pudo ser mejor»

Ramón Cid e Iraitz Arrospide, en Berlín tras la disputa del maratón. / K. LÓPEZ
Ramón Cid e Iraitz Arrospide, en Berlín tras la disputa del maratón. / K. LÓPEZ

Ramón Cid pone en valor las diez medallas de la selección en el Europeo y resalta especialmente los 25 puestos de finalista

Karel López
KAREL LÓPEZ BERLÍN.

La selección española se ha despedido del Campeonato de Europa de Berlín con diez medallas (tercera mejor actuación de siempre, aunque con la 'trampa' de los metales por equipos en maratón), dos de ellas de oro, lo que le ha situado en la novena posición de un medallero dominado por Gran Bretaña.

Un resultado engañoso en cierta medida porque, si se tienen en cuenta los puntos logrados por los finalistas (25 en total), España ha acabado quinta, peleando hasta el final con Francia por el cuarto puesto y superada únicamente por Gran Bretaña, Alemania, Polonia y la ya citada selección gala.

«Dije antes del campeonato que había alrededor de quince opciones de medalla. Se han materializado diez, que no está nada mal. La sensación es la misma del relevo 4x400: un buen resultado, aunque pudo ser mejor. Conseguir una medalla en el 4x400 es un éxito, pero nos queda ese mal sabor de boca de que pudo ser de oro y acabó siendo de bronce», apunta Ramón Cid, director técnico de la Real Federación Española de Atletismo.

«Para valorar la actuación de la selección hay que ponerle nota primero al Europeo. Ha sido de un nivel altísimo. Nos queda claro que hay dos tipos de Europeo: el 'A', como el de este año, y el 'B', cuando coincide con año olímpico. Hemos conseguido diez medallas y hemos superado en finalistas a países a priori superiores como Italia o los Países Bajos. No está nada mal, aunque es verdad que, tal vez, teniendo en cuenta cómo iba la temporada, pecamos previamente de demasiado optimismo y esto no es un campeonato autonómico», continúa su análisis el donostiarra.

«Tenemos un equipazo, en hombres y en mujeres, con diversidad de sectores. No sé si volvemos a ser una potencia, pero está claro que si nos comparamos en población, PIB... con otros países que han tenido resultados similares, creo que salimos ganando», apunta el seleccionador.

Los guipuzcoanos

Cid también quiere valorar la actuación de los tres atletas guipuzcoanos que compitieron en Berlín. «Los tres han estado muy bien. Maialen Axpe completó un concurso magnífico y saltar 4,35 en su primer Europeo no está nada mal. Ha sido competitiva».

En cuanto a los maratonianos Trihas Gebre e Iraitz Arrospide, afirma que «irse a casa con una medalla por equipos para cada uno es un gran premio. La pena es que Gebre no pudiera acabar en posición de finalista».

Estrellas con futuro

Durante el Campeonato de Europa no solo se ha visto que los jóvenes pisan fuerte y que ilusionan incluso en disciplinas insospechadas años atrás, sino que también se ha podido constatar que hay adolescentes a nivel internacional llamados a protagonizar el presente y el futuro.

Es el caso, sobre todo, de los dos grandes triunfadores en Berlín. El noruego Jakob Ingebrigtsen ganó sorprendentemente el 1.500 con tan solo 17 años -el más joven campeón continental de siempre- y al día siguiente se hizo con el título de 5.000, convirtiéndose en el primer atleta que firma ese doblete en un Europeo. Promete el joven de esta familia con mucho atletismo en sus piernas.

El domingo, además, el sueco de 18 años Armand Duplantis no solo ganó el oro en la pértiga por delante de hombres como Renaud Lavillenie, plusmarquista mundial con 6,16 metros, sino que superó por primera vez los seis metros -lo franqueó a la primera- y minutos después saltó, también en su primera tentativa, 6,05. Récord del mundo júnior. El abrazo que Lavillenie le dio simboliza el relevo generacional en esta disciplina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos