Atletismo

La Real Sociedad pelea pero se le escapa el podio en la final

La Real Sociedad pelea pero se le escapa el podio en la final

Acaban cuartos en Soria tras ir gran parte de la jornada terceros; el Atlético, octavo y el BAT se salva sin problemas

Karel López
KAREL LÓPEZ

El viento y un grave error marcaron el inicio de la final por el título de liga masculina disputado en Soria, donde la Real Sociedad peleó hasta el último instante por el podio pero esta vez se quedó con la miel en los labios. Cuando los atletas de los 400 metros vallas, la primera carrera sobre la pista de Los Pajaritos, llegaban al ecuador de la prueba, ¡no había vallas en la calle 1 y 2!

De este modo arrancó la competición. Así, y con Istar Dapena lejos de su mejor versión en la pértiga. Parecía que se le escapaba el podio al conjunto txuri-urdin desde el principio, pero las grandes actuaciones de los guipuzcoanos Gen Esteban Abreu –tercero en 400 con 46.89–, Javier Mariscal –también tercero en un 200 ventoso (2,1) con 21.14; ganó Husillos con 20.55– y Asier Corthay –tercero en altura con 2,13 metros– le valió a la Real para adelantar incluso al Fent Camí valenciano, su principal rival de ayer.

Pero –siempre hay un pero– el último puesto del peso, la descalificación del 4x100... En definitiva, la Real acabó en cuarta plaza, por detrás del Playad de Castellón –campeón de un título decidido en los relevos–, Barça y Fent Camí. Eso sí, que tiemblen este año los dos récords de Gipuzkoa de Juanjo Prado. «Son palabras mayores», decía Mariscal con hielo en el tobillo tras correr el 200 después de un doloroso tropiezo en el calentamiento. «El miércoles a entrenar de nuevo».

A Castellón, donde se decidía un título femenino que se llevó el Valencia Esports, el Atlético San Sebastián llegó con los deberes hechos. Y aunque peleó por eludir el octavo puesto junto al Cueva de Nerja, finalmente las guipuzcoanas no pudieron con las malagueñas. Eso sí, tras el disgusto de la pasada campaña, esta han vuelto a competir con las mejores hasta el final. Alazne Furundarena acabó quinta en los 100 metros con 11.84. Tampoco estuvo nada mal la actuación de María Lasa, quien con un tiempo de 2:07.30 se quedó a solo tres décimas de la mínima mundial junior.

Y en Valladolid, el Super Amara BAT femenino, tal y como se esperaba, no tuvo problemas para evitar las dos últimas plazas. Lograron la permanencia sin sufrir demasiado gracias, en parte, a Malen Ruiz de Azua, que ganó un reñidísimo concurso de pértiga con 4,35 metros, misma marca que Monica Clemente. Objetivo cumplido también para ellas, que seguirán un año más en la máxima categoría. Volverá a haber tres conjuntos guipuzcoanos.

Sin ascenso

Por otra parte, en la categoría de plata, el BAT masculino no logró finalmente el ascenso tras acabar el igualadísimo encuentro final en la séptima posición. Juan Errandonea saltó 15,61 metros en triple. El Atlético masculino también seguirá el año que viene en esta categoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos