Atletismo

Ramón Cid: «Es el momento adecuado para dejarlo»

Ramón Cid, en el Velódromo. / IÑIGO SÁNCHEZ

El donostiarra, hasta ahora director técnico de la Real Federación Española de Atletismo, pone punto y final a su etapa seis años después de llegar al cargo

Karel López
KAREL LÓPEZ

Querido prácticamente por toda la familia del atletismo y a sus 64 años, Ramón Cid ha anunciado este viernes que pone punto final a su etapa como director técnico de la Real Federación Española de Atletismo. El donostiarra, en una rueda de prensa en la que también ha participado el presidente Raúl Chapado, ha afirmado que la decisión «llega en el momento adecuado. Y ese instante es ahora. A partir del 1 de noviembre ya no seré director técnico».

Ha sido la sede de la RFEA en Madrid el lugar elegido para, como ya anunció este diario el martes, decir adiós. Las primeras palabras del hasta ahora seleccionador español de atletismo han sido de agradecimiento: «En primer lugar, a José María Odriozola. Él me dio la confianza personal cuando me nombró responsable de saltos (1989) y luego me permitió disfrutar y sufrir del puesto de director técnico. Pero el agradecimiento es también para la familia, para mi grupo de entrenamiento y para todos los estamentos del atletismo», ha seguido el amaratarra aguantando la emoción, incluso cuando en la sala de prensa se ha visualizado un vídeo con su trayectoria mientras sonaba la banda sonora de la película 'Carros de Fuego', de Vangelis.

«No voy a seguir. Creo que ahora el estado de salud del atletismo es bueno. Siempre hay que ser más exigentes, pero pienso y estoy convencido de que ahora ya soy absolutamente prescindible porque hay un proyecto de futuro muy sólido que se va a conseguir sacar adelante sin mí. Y me da la impresión de que iba a empezar a hacerlo peor de lo que lo he hecho. Además, en el plano personal, han sido años de mucho desgaste», ha continuado Ramón Cid, antes de asegurar que aunque asume «errores», se marcha con la «conciencia tranquila porque en ningún caso han sido malintencionados. Me levantaba cada mañana con diez tareas que hacer y cada vez veía que era menos capaz de sacarlas adelante. Por eso también pienso que es el momento adecuado».

«Seguiré vinculado al atletismo. Eso lo tengo claro. Estaré para ayudar siempre que se me pida. Lo único por lo que tengo mala conciencia es por no haber podido atender durante estos años a mi grupo de entrenamiento de San Sebastián. Se han convertido en una cooperativa de autogestión porque la mayoría de días no podía estar con ellos», ha destacado sin perder la sonrisa. «Tengo muchas cosas nuevas que hacer, tanto fuera como dentro del atletismo. Seguiré cerca del pasillo de saltos, echando un pie adelante y otro hacia atrás. Pero también podré aburrirme de vez en cuando, aunque prometo no salirme de la zona de confort. Este es un deporte muy intenso».

El presidente Chapado, por su parte, ha asegurado que su idea es «dar continuidad al gran trabajo realizado por Ramón Cid. Estamos trabajando en la estructura y no será hasta el 9 de noviembre por lo menos cuando se anuncien los sutitutos, porque creo que la junta tiene que ratificar nuestras decisiones». Esto ha sido después de agradecer al donostiarra los dos años que ha estado junto a él (Chapado llegó en 2016 a la presidencia de la RFEA). «Mi primera imagen del atletismo es de Ramón Cid. Esta despedida es emotiva también en lo personal. Aunque ya no vaya a estar, lo que se haga va a tener su sello. Su etapa como director técnico acaba tras un año maravilloso y en un momento en el que se ve que viene una generación ilusionante».

«Lo he conseguido. No he llorado», ha asegurado Ramón Cid justo después de recibir de manos de Raúl Chapado la insignia al mérito deportivo, «la primera persona que lo recibe», y un trofeo en el que se recuerda su etapa de seis años como director deportivo de la RFEA. El hombre que llegó a ser dos veces olímpico y que tuvo, con 16,69 metros, el récord de España de triple salto, ha reconocido también en su despedida que ha tenido la «suerte» de haberse sentido atleta durante este tiempo. «Para lo bueno y para lo malo, he podido ejercer este cargo desde esta perspectiva. Nunca me he quitado la camiseta. Y me alegra enormemente y saco pecho por ver cómo estoy recibiendo muchísimos mensajes y llamadas de atletas agradeciéndome lo hecho por ellos. Creo que un 99% estará contento conmigo», ha concluido Ramón Cid. Su etapa como director técnico de la RFEA ya es historia.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos