Atletismo

El orgullo de Carro vale una plata

El madrileño Fernando Carro mira al cielo tras lograr la plata en 3.000 obstáculos. / EFE
El madrileño Fernando Carro mira al cielo tras lograr la plata en 3.000 obstáculos. / EFE

El obstaculista salva una jornada en la que Hortelano, cuarto con 20.05, cedió su trono europeo de 200 | El francés Mekhissi Benabbad fue el único que pudo con el madrileño, que recordó a su hermano fallecido

Karel López
KAREL LÓPEZ BERLÍN.

Hay a pocos kilómetros del Estadio Olímpico de Berlín un gran garaje en el que alquilan a los turistas viejos Trabant, el coche que se usaba en la RDA. Pero ayer, no tocaba conducir ese vehículo. Era otro tipo de carro el que hizo las delicias. Se llama Fernando, es madrileño, tiene 26 años y en la final de los 3.000 metros obstáculos que dominó el galo Mekhissi Benabbad (8:31.66) con total autoridad, este Carro (Fernando) le siguió (8:34.16), «cumpliendo un sueño» y, sobre todo, rindiendo homenaje a su hermano fallecido.

Fue por eso por lo que levantó sus tatuados brazos señalando al cielo al cruzar la meta, exhausto, pero «feliz». Su larga melena también 'bailaba' porque el viento empezaba a soplar. La tormenta aguantó hasta el final de una jornada del Europeo en la que, quince minutos antes de la gesta de Carro, que se topó «con una carrera ideal y sin enganchones» (Daniel Arce, por cierto, acabó sexto), Bruno Hortelano perdió su trono continental de 200.

El turco Guliyev (nacido en Azerbaiyán) fue el rayo previo a que cayeran los relámpagos de verdad, marcando 19.76, récord de los campeonatos y el segundo mejor registro europeo de siempre, solo tras el del italiano Pietro Mennea (19.72). Hortelano, en esta ocasión, solo pudo ser cuarto en la final más rápida de todos los tiempos a nivel continental. 20.05, a solo una centésima de su récord de España y de la plata. El británico Mitchel-Blake y el suizo Wilson fueron los que acompañaron a Guliyev, el nuevo káiser (también se proclamó campeón mundial el año pasado en Londres, aunque sin bajar de 20 segundos) del doble hectómetro.

«No es una decepción. Y no lo es porque no vengo después del oro de 2016, sino que vengo de perderlo todo. He estado en lo más bajo y no he sido yo el que ha perdido; simplemente, ellos han ganado», afirmó el velocista español. «La medalla de chocolate me sabe a oro porque lo he dado todo y puedo decir que soy competitivo».

Hortelano dio el máximo. Tanto que, tras cruzar la línea de meta, del esfuerzo, se fue al suelo. Nada grave, nada que le impida correr el 4x400, aunque hoy, en las semifinales, será «el seleccionador quien decida quiénes corren».

Fernández, séptimo

Sergio Fernández llegaba al Europeo tras una complicada temporada marcada por las lesiones. El navarro se estrenó hace 20 días en el Campeonato de España y haber estado en la final de 400 metros vallas, donde acabó séptimo, es todo un éxito para él. 48.98 fue su crono (segunda mejor marca española de siempre tras su propio récord: 48.87) en una final dominada por el noruego Warholm (47.64), un atleta que hoy, si se cuelga el oro en un 400 en el que Óscar Husillos correrá por la calle 8 (21.05 horas), puede convertirse en el hombre de los campeonatos.

Ayer, además, Juliet Itoya se clasificó para la final de longitud con un mejor intento de 6,65 metros y los tres ochocentistas españoles (Saúl Ordóñez, Álvaro de Arrriba y Daniel Andújar) se colaron en las semifinales de 800.

Sin triplete alemán

Una de las pruebas más emocionantes de la jornada de ayer fue la jabalina. Con el Olímpico de Berlín volcado, hubo doblete germano. Roller se llevó el oro con 89,47 metros y Hofmann, la plata con 87,60. Sin embargo, la alegría no fue plena, ya que Vetter, quizás el favorito, solo pudo ser quinto.

Tampoco estuvo nada mal la final femenina de pértiga, con una bonita batalla entre las saltadoras griegas. Stefanidi, la gran favorita, triunfó con 4,85 metros (récord de los campeonatos), por 4,80 de su compatriota Kiriakopoulo.

En la calificación femenina de jabalina, la vizcaína Arantza Moreno lanzó 56,33 metros. No estará en la final.

De cara a la jornada de hoy, además de la final de 400 metros con Óscar Husillos, el plato de fuerte llegará a partir de las 20.07 horas con la final de triple en la que saltará Ana Peleteiro. Orlando Ortega, en los 110 metros vallas, intentará pelear con Shubenkov (final a las 21.35) siempre y cuando se clasifique.

Más

 

Fotos

Vídeos