Atletismo

Allyson Michelle Felix, una medalla más allá del tartán

Maternidad. Felix comunicó con esta imagen el 1 de agosto que dejaba Nike para firmar con Athleta. / @AF85
Maternidad. Felix comunicó con esta imagen el 1 de agosto que dejaba Nike para firmar con Athleta. / @AF85

La seis veces campeona olímpica ha conseguido ganar la batalla a Nike para que respete los contratos de las atletas cuando sean madres |

JONAY ANTÓN

Si hay una deportista femenina que ha destacado sobre las pistas de atletismo en las últimas dos décadas, esa es Allyson Michelle Felix. Nacida en 1985 en Los Ángeles, empezó a destacar a los 16 años, cuando disputó el Campeonato del Mundo Juvenil en Debrecen (Hungría) y cerró la boca a los que de pequeña le llamaban «piernas de pollo» de modo despectivo. «No me gustaba nada. Cuando la gente se mete contigo, a veces te animan a conseguir cosas que ni tú misma pensabas que fueras capaz de hacer. Me llamaban 'piernas de pollo' y lo usé para motivarme».

En el Mundial Juvenil conquistó el oro en los 100 metros lisos. Fue la primera piedra en la carrera de la gran campeona que estaba por venir. Ya en 2003, con 17, empezó a descubrirse en su prueba favorita, los 200 metros, logrando su primer metal (bronce) en esta disciplina en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo. Un año después, llegó la consagración de la estadounidense, que en los Juegos Olímpicos de Atenas empezó a escribir su leyenda. No solo por conseguir la medalla de plata en los 200 metros tras la jamaicana Verónica Campbell, sino también por su marca de 22.18, con la que batió el récord mundial júnior.

Primeros éxitos
El oro en los 100 metros lisos en el Mundial Juvenil y un bronce en 200 en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003.
Atenas, el comienzo de todo
En los Juegos de 2004 conquistó la plata en 200 y batió el récord mundial júnior con una marca de 22.18.
Más de una década de dominio
Entre 2005 y 2017 fue prácticamente imparable con seis oros olímpicos y once oros mundiales.
Embarazo
En 2018 decidió ser madre aunque sin contarlo por miedo a que su estado pudiese truncar su carrera y se sumó a la lucha a favor de las mujeres.

Estos resultados no fueron un espejismo. De 2005 a 2007, conquistó ocho metales, concretamente, seis oros, un bronce y una plata, siendo imparable en los 200 con plena efectividad de victorias en los Mundiales de Helsinki y Osaka. En los Juegos de Pekín de 2008 repitió plata en 200, además de conseguir un oro en los relevos de 4 x 400 metros, pero la cima olímpica llegó en Londres 2012, que proclamó a Felix como nueva reina de los 200.

En Río de Janeiro 2016 no se clasificó para su prueba favorita y tuvo que aspirar a lograr la hazaña en los 400, prueba en la que se tuvo que conformar con la plata. Cuando todo parecía estar en orden, un tabú del deporte iba a hacer presencia en la vida de Felix, que decidió ser madre y llevar su embarazo de forma oculta por miedo a sufrir presiones y que su carrera se truncase después de una década compitiendo al más alto nivel.

En junio de 2018 compitió y sus malos resultados hicieron saltar las alarmas en su entorno personal y profesional por una posible lesión. En realidad, estaba embarazada de ocho semanas y se vio obligada a comunicar a sus más allegados su estado sin dejar de competir. Su hija Carmyn nació pesando un poco más de kilogramo y medio. Anteriormente al nacimiento, la niña tenía el corazón desacelerado y se tuvo que aplicar una cesárea de emergencia. «No me importó si volvería a correr, lo único por lo que rezaba es por que ella estuviera bien», afirmó Felix.

En mayo de 2019, Felix se unió a las denuncias de más compañeras en un documento publicado en 'The New York Times', asegurando que Nike, su empresa patrocinadora, le había ofrecido un contrato a la baja tras ser madre en 2018. Esto indignó a la atleta, que rompió su relación contractual con una de las marcas deportivas más prestigiosas. Ya compitiendo y con Athleta como espónsor, recibió una carta de Nike, en la que el vicepresidente de marketing, John Slusher, afirmaba que la compañía aplicará una nueva política contractual no discriminatoria. 'Nuestras voces son poderosas', así tituló Felix un 'post' en Instagram en el que mostraba su alegría. La publicación fue aplaudida por otras deportistas como la futbolista Megan Rapinoe, la baloncestista Candace Parker y atletas como la británica Bianca Williams.