La historia se repite en la jaula, dos martillistas y un solo récord

El joven hernaniarra Aitor Urkia ya ha borrado de las listas gran parte de las marcas de Servando Rivas, el hombre que le descubrió y que hizo lo mismo con su técnico Errasti

Atletismo guipuzcoano, Servando Rivas, Aitor Urkia
Fuerza. Aitor Urkia, a la derecha, trata de quitarle el martillo a Servando Rivas. Le ha ido arrebatando todos los récords. / Lusa
Karel López
KAREL LÓPEZ

La historia se repite. En la primera etapa de Servando Rivas bajo las órdenes de Peio Errasti, el primero le arrebató a su técnico las plusmarcas vascas de martillo de todas las categorías. Rivas siguió entrenándose y, además de buen brazo para lanzar, también tuvo buen ojo. «Me vio en la pista y me preguntó a ver si quería probar con el martillo», destaca el joven Aitor Urkia, quien mañana compite en el Mundial de categoría sub20 en Tampere (Finlandia). «Yo hacía otras pruebas, aunque no destacaba», recuerda.

Ahora, este hernaniarra de 17 años es el que está a punto de 'robarle' a su descubridor Rivas todos los récords de Euskadi. Urkia, atleta de la Real Sociedad desde esta temporada –creció en el CD Hernani–, sigue los pasos de su compañero de equipo. Como ya hizo Rivas en su día, tendrá la oportunidad de competir en un Campeonato del Mundo júnior.

Este joven, que ronda el metro y ochenta centímetros de altura y que pesa cerca de 115 kilos, lanzó el artefacto hasta 68,68 metros hace poco más de un mes, lo que le dio el billete internacional. «Me valió la mínima para viajar, aunque tuve que confirmarlo en el Campeonato de España», explica Urkia, segundo hace dos semanas en dicho campeonato.

Lanzar más de los 68 metros exigidos para estar en Tampere también le hizo ser más 'aerodinámico'. «Me costó una buena rapada. Era una apuesta con otro atleta y tuve que cumplirla, claro. Soy un hombre de palabra».

Además del corte de pelo, ese tiro le otorgó el derecho a lanzar mañana el martillo de seis kilos –el que corresponde a los lanzadores de su edad– en Finlandia. Con el absoluto, de 7,260, aún no se ha estrenado. «Todavía es pronto. Es su primer año de júnior, pero llegará lejos», explica Rivas, un atleta que posee el récord de Euskadi absoluto con 65,68 metros (el único que ahora le falta a Urkia, ya que ya le ha quitado el cadete, juvenil y júnior), marca que realizó en 2014. Antes lo tenía el lanzador que le descubrió a él.

Errasti fue el primer vasco en superar los 60 metros. En 1995 lanzó el pesado artefacto hasta 63,80 metros. En resumidas cuentas, el camino que sigue Urkia es similar al que ya recorrió Rivas, quitarle todas las plusmarcas, categoría a categoría, a su mentor. ¿Todas? No, al menos de momento.

«Hay un récord que van a tardar muchos años en quitarme, el de veteranos», asegura Errasti, quien desde hace tres meses ha vuelto a la pista de Hernani –Rivas ha estado entrenándose a sí mismo mientras dirigía las sesiones de Urkia– para entrenar a las dos figuras del martillo y al también realista David Muñagorri. «Aitor Urkia cuenta con capacidad para atacar el récord de Euskadi absoluto de Servando. Tiene aspectos que pulir y, de momento, mejor que se centre en el martillo de su categoría. Pero eso sí, el pique les vendrá bien en el futuro».

Grupo de martillistas que se ejercita en Hernani.
Grupo de martillistas que se ejercita en Hernani. / Lusa

De momento, Rivas seguirá luchando por clasificarse para las finales en los Campeonatos de España, mientras que el primer reto cercano para Urkia llegará mañana. «Sé que no será fácil porque es mi primer año con el martillo de seis kilos. Mis rivales tienen más experiencia y veo complicado acceder a la final, pero, eso sí, llego a tope», confiesa.

Como para no llegar al máximo... Urkia tuvo que renunciar a disfrutar de las fiestas de Hernani para ganarse la plaza, ya que coincidieron con la disputa enMurcia del estatal en el que acabó colgándose la medalla de plata. «Sanjuanes hay todos los años y estas oportunidades tal vez no vuelvan a llegar en la vida. Debía decidir y lo tuve claro».

María Lasa no accede a semifinales

Además del lanzador de martillo hernaniarra, Gipuzkoa cuenta en el Mundial sub20 de Tampere con otro representante.

Se trata de María Lasa. La mediofondista de Irura ha rondado durante toda la temporada la mínima exigida por la Federación Española de Atletismo en los 800 metros, razón por la que, a pesar de quedarse a treinta centésimas –2:07.30 ha marcado y pedían 2:07.00–, han decidido contar con la atleta del Tolosa.

Lasa ha competido esta mañana en Finlandia, aunque no ha logrado acceder a las semifinales de los 800 metros. Ha ocupado la 33ª posición final tras marcar 2:12.04 en series.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos