Maitane y Hoki Guerrero, dos hermanas «felices» del aumento de mujeres

Participarán en la carrera de 10K, distancia en la que prácticamente la mitad de los inscritos (48,2%) son mujeres

Hoki y Maitane Guerrero, en Hernani, a la espera de la carrera de 10K del domingo por Donostia. /Lobo Altuna
Hoki y Maitane Guerrero, en Hernani, a la espera de la carrera de 10K del domingo por Donostia. / Lobo Altuna
Karel López
KAREL LÓPEZ

Maitane y Hoki Guerrero son dos habituales de las carreras populares en Gipuzkoa.Siempre que pueden, estas dos hermanas hernaniarras están quemando zapatilla sobre el asfalto. En Irun, en Hernani, en Donostia... eso es lo de menos. Mañana, en la carrera de 10 kilómetros incluida en el programa de la Media Donosti, serán dos de las cerca de 500 mujeres que se darán cita en la línea de salida. El 48,2% de participantes en esta distancia lo son.

«Estoy asombrada y feliz. Venimos de la Lilatón, una carrera con miles de mujeres. Es cierto que participamos por lo general en pruebas más cortas, pero es un gran paso», asegura Hoki, la hermana mayor. «Empieza a haber movimiento. Veo también a amigas que antes no corrían cómo ahora salen a hacerlo. Es un orgullo y una gran alegría».

Hoki es profesora y llegará a la cita de mañana con «una sobrecarga. Me está dando un poco la lata, pero es lo que hay», asegura. Lleva ya más de diez años corriendo, y reconoce que, se decantó por el atletismo, sobre todo, a raíz de ser madre. Tiene dos hijas: una de siete y otra de ocho años. «Salgo a correr por las mañanas. Me levanto a poner farolas, como se suele decir.En mi caso, me he sentido muy apoyada por la familia».

Maitane, la pequeña, llegó a ser campeona de Euskadi de medio maratón. Tiene una marca personal de 36:19 en diez kilómetros. El domingo, espera estar en «38 minutos largos». ¿Por qué? Esta hernaniarra de 33 años, seis menos que su hermana, fue ama en agosto.

Más

«La Lilatón de 2018 la corrí con él dentro. En la de este año, en cambio, ha estado junto al aitatxo apoyándome desde la acera», relata. «La familia está siendo esencial. A Hoki hay tardes que le dejo el niño por la tarde para poder salir a correr». Y ella, como le gusta decir, ejerce de tía.

Se ayudan muchísimo

Entre las dos hermanas se ayudan muchísimo. «Hoki me decía antes de que mi hijo naciera que me iba a cambiar las rutinas. No le faltaba razón». También ha cambiado su manera de afrontar las carreras, al menos de momento... Es competitiva y pronto querrá volver a ganar, pero de momento, «lo importante es verme mejor carrera tras carrera».De momento, tras el embarazo, ya ha participado en tres.

«Tres semanas después de que mi hijo naciera, ya estaba en el gimnasio, con ejercicios sin impacto y adaptándome a lo que había. A las cinco semanas, en la piscina. A los tres meses, trotaba suavecito. Fortalecer el suelo pélvico ha sido clave», apunta la hernaniarra.

Poco a poco, ha visto cómo ha ido mejorando. Cada vez se encuentra mejor y mañana tendrá una nueva oportunidad de demostrarlo. Hoki y Maitane son dos perfectas embajadoras de la mujer corredora. Para ellas, es un estilo de vida, como cada vez para más chicas que salen a la calle a entrenar y a competir. «No seríamos lo mismo sin correr», concluye Hoki.

Temas

Hernani