La Lilatón 2018, desde dentro