Atletismo

¿Tiene futuro el Cross de San Sebastián?

Atletas en pleno esfuerzo durante el Cross de San Sebastián./JOSÉ MARI LÓPEZ
Atletas en pleno esfuerzo durante el Cross de San Sebastián. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Agentes del atletismo guipuzcoano se muestran preocupados y urgen a tomar medidas para cambiar el rumbo y salvar el evento

M. J. SILVANO

. Es algo obvio, objetivo y constatable que el Cross Internacional de San Sebastián lleva más de una década en caída libre. El nivel deportivo y la asistencia de público han disminuido. En 2006 ya se dieron los primeros síntomas de que algo no iba bien. Fue la edición que ganó la palentina Marta Domínguez. Ganó a sus cuatro únicas rivales, dos internacionales y dos de casa. En la última edición el grupo de corredoras fue más nutrido, pero se echó en falta la presencia de figuras internacionales.

Hace unos días, Patxi Larrea, director deportivo del Cross donostiarra decía que había que buscar nuevas estrategias para volver a conectar al público con la prueba. Fly Group, empresa dedicada a organizar espectáculos deportivos, regenta desde 2009 los derechos del Cross. Quizás es un momento de reinventarse e idear un nuevo programa donde haya una alternancia de modalidades deportivas. A modo de ejemplo; combinar saltos acrobáticos de motos con carreras atléticas.

El que fuera dos veces olímpico Antonio Serrano es en la actualidad entrenador de algunos de los mejores atletas nacionales. La última ganadora del Cross de San Sebastián, Irene Sánchez-Escribano, es precisamente su pupila. La percepción que tiene el madrileño sobre la prueba es la siguiente: «Fue una de las grandes, pero ya no lo es. Para volver a ser lo que era debe tener un buen equipo humano y técnico, además de contar con un presupuesto adecuado para venderla a los sponsors. 22.000 euros para contratar a atletas hoy en día es un presupuesto irrisorio para poder tener un cartel de primer orden. El nivel de las corredoras nacionales estuvo bien, pero en un cross de este prestigio siempre se presume que tiene que haber atletas africanas».

«22.000 euros para contratar a atletas hoy en día es un presupuesto irrisorio para tener un cartel de primer orden» Antonio Serrano, Entrenador

«Se tienen que reunir instituciones, Fly Group y la Federación porque el Cross está muerto y no hay forma de levantarlo» J. M. Pérez Atlético S.S.

«Nosotros tuvimos que modificar la fecha y dar un giro a la carrera. Si queremos salvar el Cross, tenemos que reaccionar» Luis Jiménez Gimnástica de Ulía

«Estamos trabajando duro para cambiar la crisis que atraviesa el Cross. No nos vamos a dar por vencidos» Patxi Larrea Director Fly Group

En el puesto 13º de 24 pruebas

La clasificación de pruebas de campo a través 2017-2018 sitúa al Cross de San Sebastián en el puesto 13º de los 24 que se celebran en territorio nacional, algo que debería herir al orgullo guipuzcoano al ser uno de los buques insignia de nuestro patrimonio histórico. Deteniéndonos en la inyección de capital, vemos que el Cross Burgalés de Atapuerca ha sido el más potente con 184.000 euros, le sigue el circuito sevillano con 150.000. Nuestro admirado Juan Muguerza de Elgoibar ha dispuesto de una cifra total de 95.000 euros. El Cross de San Sebastián ha contado con 65.000 euros, de los cuales 22.000 fueron dedicados a contratar a los atletas de élite. Estos datos permiten concluir que es difícil crecer sin un respaldo mayor.

Hablamos con José Martín Pérez y Luis Jiménez, dos delegados de atletismo de equipos donostiarras; el Atlético San Sebastián y la Gimnástica de Ulía. 'Martintxo' se muestra muy franco. «Para nosotros la solución está en que se tienen que reunir instituciones, Fly Group y la Federación Atlética Guipuzcoana. El Cross está muerto y no hay forma de levantarlo. Nadie se atreve a darle la puntilla».

Jiménez estuvo presenciando la competición con su hija. «El tiempo no ayudó, pero esto no debe desviar la atención. Debiéramos pensar todos hacia dónde vamos. Todos tenemos nuestra parte de culpa. Nosotros organizamos una prueba también de mucho arraigo y sabemos de primera mano lo que supone. Viendo que las tendencias cambiaban tuvimos que modificar la fecha y dar un giro a la carrera. Si queremos salvar al Cross tenemos que reaccionar y es urgente que su organización y las instituciones se sienten a hablar largo y tendido».

Años de déficit

De 2004 a 2012 estuvo como presidente el irunés Carlos Bengoetxea. «Cuando asumí el cargo, el Cross era ya deficitario. Recogimos deudas». Ante esta situación la FAG decidió externalizar la gestión de algunas pruebas como una vía de conseguir ingresos. «En 2009 entra Fly Group a gestionar la organización de tres pruebas que hasta ese momento asumía la Federación. Dos eran rentables (15km y maratón) y la deficitaria era el Cross. La crisis golpeó a todo el mundo y Fly Group también lo notó con una bajada de ingresos por el descenso de inscripciones. No podemos pedir a esta empresa que siga asumiendo pérdidas. ¿Quién tiene un negocio para perder dinero?».

Lejos de tirar la toalla, instituciones y organizadores apuestan por la continuidad. Martín Ibabe, concejal de Deportes del consistorio donostiarra, expone que «quizás ha llegado la hora de hacer apuestas atrevidas y cambiar el modelo del Cross para que sea más viable. Lo que está claro es que un buen cross tiene su mercado y consigue enganchar al público. Elgoibar ya lo viene demostrando estos años». Goizane Álvarez, directora de Juventud y Deportes de la Diputación, señala que «nos tienen que presentar algo sólido, ambicioso y que tenga continuidad. El equipo que coordina el Cross Muguerza de Elgoibar justificó con datos un proyecto viable y con objetivos concretos. Se les concedió una aportación superior a la del Cross de San Sebastián. Como he dicho, estamos abiertos a escuchar propuestas dignas».

Patxi Larrera, director deportivo de Fly Group asegura que «nadie estamos dispuestos a tirar la toalla. Estamos currando muy duro para cambiar la crisis que atraviesa este Cross. Estamos de acuerdo en que podemos colaborar conjuntamente en la contratación de atletas. Nuestro mensaje es de optimismo. No nos vamos a dar por vencidos».