Atletismo

Iñaki Lopetegi: «Mi estreno tenía que ser en el Maratón de San Sebastián»

Iñaki Lopetegi: «Mi estreno tenía que ser en el Maratón de San Sebastián»

El irunés Iñaki Lopetegi todavía está en una nube después de proclamarse el domingo campeón de Gipuzkoa de la distancia

M.J. Silvano
M.J. SILVANOSAN SEBASTIÁN.

Quién le iba a decir al atleta del Súper Amara BAT Iñaki Lopetegi que tras ganar su primera carrera con solo cinco años en Bera de Bidasoa, ahora, a los 28, iba a proclamarse campeón de Gipuzkoa de Maratón. «Todavía estoy sobrepasado, tratando de asimilar lo que he conseguido. Realmente no pensaba haber hecho esta marca (2h31:19). Empecé a prepararme en julio con todo el rigor y respeto que se merece una prueba como el maratón. Mi objetivo inicial era intentar una marca de 2h40. En cámara de llamadas, momentos previos a darse la salida, hablé con Mikel Rodríguez -subcampeón- y me dijo que él iría con Imanol González, que era la liebre de las 2h30. Decidí en ese mismo momento ir con ellos. En el kilómetro 14 se me fueron un poco y en el ecuador me sacaban unos cien metros Juan Luis Gómez, Iñaki Gerika y Mikel Rodríguez. En el 27 me quedé sólo y empecé a emocionarme al recordar lo que me dijo mi tío, 'puedes ganar el campeonato'.

Se refiere a Iñaki Lopetegi, un conocido corredor popular que también fue campeón de Gipuzkoa de la distancia. «Ganó el campeonato en 1997 con un crono de 2h27:12. Con mi padre, que también es un apasionado del atletismo, íbamos a verle correr en las numerosas maratones que ha participado en Donostia. Recordamos que entonces había más fondistas de nuestra provincia en ese tiempo de 2h30. Este año, la organización se ha preocupado de ponernos este servicio, pero éramos muy pocos y eso no ayuda a la hora de hacer marca. No sé por qué la gente de aquí se va a otros maratones. Quizás se debería subir el nivel de la prueba para atraer a corredores de otras comunidades y países que vengan a hacer 2h20, 2h25 o 2h30».

Una experiencia sin igual

Este ingeniero no cambia por nada la experiencia que le reportó estrenarse en casa. «Todo fue fantástico. He disfrutado enormemente, me sentí cargado de energía y motivación. Aposté por este circuito porque no tiene precio los ánimos que recibí de todos mis allegados y amigos. Mi última etapa en la pista me quemó muchísimo. Me tenía obsesionado el crono de bajar de cuatro minutos en 1.500m. Mi mejor registro era de 4:03. La pista es implacable y, a veces, no sale todo lo que has entrenado. La temporada pasada estuve parado. Tuve ferropenia, una disminución grande de los niveles de hierro. Cuando me recuperé decidí dar un giro y dedicarme a otras carreras. Tengo que decir que la pista no me ha dado ni la mitad de las alegrías que las pruebas de ruta. Este año en la Behobia hice 1h09:05. Fui reteniéndome, por que la meta final era el maratón de San Sebastián».

Iñaki quiso agradecer a «la familia y en especial a mi novia Shandra, que se ha hecho en bici un montón de kilómetros llevando el crono, y también el avituallamiento, que fue impresionante».

 

Fotos

Vídeos