Atletismo

«Tengo la esperanza de que mis éxitos lleguen a la selección»

El guipuzcoano aprieta en plena posta durante una carrera de relevos con el equipo de Brookline con el que compite habitualmente. /
El guipuzcoano aprieta en plena posta durante una carrera de relevos con el equipo de Brookline con el que compite habitualmente.

El donostiarra Jon Díaz, afincado en Boston desde los tres años, está entre los 50 mejores atletas de Secundaria de los Estados Unidos. Los 800 metros son su gran especialidad.

MARTA GONZALO

El atletismo está considerado el rey de todos los deportes y la disciplina deportiva más antigua. Cada vez que se piensa en él vienen a la cabeza vocablos como esfuerzo, superación, disciplina, entrenamiento o mentalidad. De todo esto puede presumir Jon Díaz, un joven donostiarra de 17 años que desde los tres vive en Boston. En Estados Unidos no es ningún desconocido, y de hecho ha logrado cosechar ya importantes resultados que le han llevado a ocupar titulares en algunos periódicos de la zona. Jon confía en que su insistencia y sus grandes marcas personales lleguen a oídos de la selección española de atletismo y alguna vez pueda formar parte de ella.

-Donostiarra, gran atleta y fiel seguidor de la Real Sociedad. ¿Por qué te fuiste a vivir a Estados Unidos?

-Mis padres decidieron volver a Boston porque no se pudieron acomodar con un trabajo en San Sebastián.

-Tu intención es hacer Medicina y seguir con el atletismo. ¿Cuentas con algún tipo de ayuda?

-La Universidad de Nueva York (NYU) me concedió una beca importante por las notas sobresalientes que conseguí en el high school. Además, tener talento deportivo me ayudó bastante también.

-¿Qué tal llevas compaginar los estudios con hacer deporte?

-Cuando empecé el high school me costó un poco compaginar el atletismo con los estudios, pero después de organizarme un poco, conseguí tener éxitos en ambos aspectos.

-Medicina es una carrera muy complicada. ¿Cómo tienes previsto organizarte para compaginar las dos cosas?

-El tipo de organización deporte-estudios que he practicado en el high school me da confianza para poder compaginar los estudios en Medicina y el atletismo con éxito el año que viene. Una clave importante que me ha ayudado en mi vida es el poder divertirme. El poder hacer cosas divertidas con amigos de vez en cuando me ayuda a no angustiarme tanto. Les debo mucho de mis éxitos en la vida.

-¿Cuál es tu especialidad dentro del atletismo?

-Puedo correr todo entre los 200 metros y los 5 kilómetros, pero mi especialidad son los 800 metros.

-¿Cómo llevarás el estar lejos de la familia?

-Siempre estoy en contacto con mi familia y me ayuda mucho saber que me apoyan en cualquiera cosa. La familia es todo y trabajo más duro sabiendo que, cuando tengo éxito, mi familia se podrá beneficiar en muchos aspectos. Antes de cada carrera mi objetivo es siempre hacer que ellos se sientan orgullosos, ya sea ganando la carrera o esforzándome al límite. No me pueden visitar a menudo porque el viaje es muy largo y, al igual que yo, el resto de mi familia también tienen vidas bastante ocupadas.

-¿De dónde te viene la afición por el atletismo?

-Honestamente, no me gustaba la pista, me gustaba más el fútbol. Llevo corriendo desde los 13 años en clubes de atletismo locales, pero el fútbol es un deporte que se practica con pasión en mi familia, ya sean miembros que jugaron para la Real Sociedad o al crecer pateando la pelota con mi primo Pablo. Tengo más pasión por el juego. Lamentablemente, no me seleccionó el equipo de fútbol en mi segundo año de high school; y, por tanto, me uní al equipo de atletismo a tiempo completo. Empecé a dedicarme más a correr, conocí más amigos y mi afición por el atletismo empezó a florecer.

-¿Cuánto tiempo dedicas a entrenar a la semana?

-Practico obligatoriamente dos horas y media todos los días para mi equipo del colegio, excepto los domingos. Los domingos puedo descansar o correr un circuito fácil. Practico por la ciudad o por las pistas de atletismo de Brookline, en donde resido.

-¿Cuál ha sido tu mejor marca hasta ahora?

-En los 800 metros corrí 1:53.29, una marca que me coloca entre los 50 mejores atletas de escuela secundaria de los Estados Unidos para esta especialidad.

-Y haciendo un resumen, ¿qué otros éxitos destacarías entre los que has obtenido hasta ahora?

-En mis años de atletismo de escuela secundaria he ganado 28 carreras individuales de liga en varias distancias. He sido seleccionado entre los diez mejores individuales a nivel estatal durante tres temporadas seguidas, he ganado tres campeonatos de División 1 en 800 metros (hay cinco divisiones en Massachusetts), y mi mejor éxito ha sido ganar el campeonato estatal, que me corona como el mejor atleta de los 800 metros en el estado de Massachusetts.

-Hace poco competiste también en los nacionales en relevos. ¿Cómo te fue?

-Fui con mi equipo de relevos de los 4x800 metros y quedamos cuartos del país, batiendo un récord de 20 años de la región del noreste en esa prueba.

-¿Cómo te definirías como atleta?

-Como un atleta con mente estratégica. En los 800 metros, por ejemplo, salgo agresivamente los primeros 25 metros para colocarme bien detrás de los pelotones y espero hasta los últimos 300 para empezar a pasar a los rivales. Con paciencia, paso a los individuales poco a poco hasta llegar a los 100 metros, donde muchas veces ya estoy en el primer lugar, y termino con un sprint potente que desmoraliza a los otros competidores.

-¿Qué es lo más duro de este deporte?

-La paciencia. Yo he tenido que esperar cuatro años para poder encontrarme en la posición en la que estoy actualmente. Para llegar a la cima debes confiar en tu rutina y cada día seguir sumando nuevos pasos en la escalera.

-¿Te han llamado alguna vez de la selección española?

-No, pero con lo que he podido lograr este año me da esperanza de que un día mis éxitos en Estados Unidos lleguen a llamar la atención de quien esté encargado de la selección española de atletismo. Sería un sueño hecho realidad poder representar a mi país y a mi ciudad de San Sebastián. Por eso intento hacerlo siempre lo mejor que puedo aquí, en Brookline.

-¿Tienes algún ídolo en el atletismo?

-No, pero un atleta que siempre me ha inspirado es Xabi Prieto. Es inteligente, leal, apasionado por lo que hace y de buen corazón.

-Tienes un compañero en relevos que se llama Lucas Aramburu. ¿También es guipuzcoano?

-Sí, de hecho empecé a practicar atletismo a los 13 años con Lucas en el mismo club local. Lucas es colombiano, pero su abuelo es guipuzcoano, de Azpeitia. Lucas es un atleta y amigo increíble, tanto en la pista como en persona. Es un corredor de larga distancia que se encuentra dentro de los primeros 20 del país en la distancia de 5 kilómetros. Me supera en cualquier cosa por encima de los 1.000 metros. Aquí, en Brookline, los vascos somos buenos representantes.

-¿Qué retos te marcas ahora?

-El año que viene espero batir 1:50:00 en los 800 metros. Una marca de ese calibre me ubicaría dentro del top 10 de todos los atletas en España en los 800 metros y, con suerte, me daría la oportunidad de participar en las pruebas nacionales para los próximos juegos olímpicos de 2020. Aparte de eso, espero tener mucho éxito académico en la Universidad de Nueva York, así podré acercarme a mis metas profesionales en Medicina.