«Es un espacio que no se ha sabido aprovechar»

«Es un espacio que no se ha sabido aprovechar»

La presidenta de la FAG, Amaia Andrés, considera que «al estadio se le ha dado poco uso» y cree que en «el futuro habrá que aspirar a organizar bonitos campeonatos»

Karel López
KAREL LÓPEZ

«No se le ha sacado partido. Ha sido un espacio que no se ha sabido aprovechar». Amaia Andrés, presidenta de la Federación Atlética Guipuzcoana en la actualidad, lo tiene claro.

La exatleta, olímpica en Barcelona 1992, no tuvo oportunidad de competir en el estadio de Anoeta -se queda con los recuerdos vividos en las pistas de la vieja instalación de la zona-. Una lesión le impidió participar en el Campeonato de España absoluto disputado en 1994 en San Sebastián.

«Creo que se le ha sacado poco provecho. Se han vivido bonitos campeonatos como un Mundial de veteranos o un Europeo júnior, además de algún Campeonato de España y el meeting. Pero en tantos años con pistas, creo que son pocas competiciones», destaca la presidenta de la FAG.

«Donostia se merece de cara al futuro una instalación de nivel. Hay que pelear por conseguir que, con la tradición que tenemos, vengan bonitos campeonatos a Gipuzkoa. Nos gustaría volver a ser una referencia atléticamente hablando y, de hecho, más allá de gestionar el tema económico, la prioridad de la junta directiva de la federación es que las instalaciones con las que contemos en el futuro sean las mejores posibles», sigue. «Con un Miniestadio adaptado podemos incluso salir ganando, porque intentaríamos darle un buen uso».

«No me enteré de nada»

Amaia Andrés es la actual presidenta de la FAG, pero en 1993, cuando se inauguró el estadio, era Patxi Ripalda el que estaba al mando. «La verdad es que no me enteré de nada. Cuando estás a mil cosas durante un campeonato de las dimensiones de un Europeo es difícil disfrutarlo, pero todo salió bien, sobre todo gracias a Juanjo Prado», afirma el ahora juez.

«Recuerdo que los dos años previos al Europeo fueron una persecución constante para que la pista estuviera en condiciones. El difunto Rafa Puignau, Juanjo Ozcáriz, el atleta Álvaro Arrieta y yo no dejábamos de perseguir a los responsables de la obra. Por ejemplo, querían hacer una única sala antidoping cuando el reglamento dice que tiene que haber una para hombres y otra para mujeres...», concluye el expresidente de la Federación Atlética Guipuzcoana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos