Montaña

Una carrera a la medida de todas las capacidades

La atractiva carrera que organiza Triku Kirol Elkartea sigue creciendo notablemente en número de participantes./Sara Santos
La atractiva carrera que organiza Triku Kirol Elkartea sigue creciendo notablemente en número de participantes. / Sara Santos

La Donostiako 3 Mendiak ofrece la opción de correr por Igueldo, sumarle Urgull y añadir Ulia para hacerla accesible a todos

ÁLEX LÓPEZ

La Donostiako 3 Mendiak sigue creciendo. En vísperas de su sexta edición, que está incluida en la VII Liga de Montaña Kirolprobak, la prueba de Triku Kirol Elkartea atraviesa por su mejor momento. Tanto es así que, con inscripciones abiertas hasta esta noche (23.59 h.) y pese a la adversa climatología de estos días, quizá firme su récord de participación este domingo (9.15 h.). Es una carrera a la medida de todas las capacidades. Una prueba con sitio para todos.

Queda claro que la prueba se está afianzando desde su creación, como celebra por todo lo alto una de sus organizadoras, Itziar Guillán. «Este año hemos tenido que retrasar un poco la prueba por problemas de mareas y, dentro de ese cambio inesperado, hemos tenido la suerte de que coincida con el calendario de carreras de montaña, lo cual ha ayudado a afianzarla todavía más».

Y es que, a pesar de que ha habido alguna edición un poco más floja por coincidir con la Behobia o en el fin de semana posterior a ella, la carrera gusta mucho y la participación continúa creciendo. «En el último recuento teníamos a 420 inscritos entre las tres pruebas y habrá subido algo más en los últimos días, así que estamos muy contentas. Además, la gran mayoría va a participar en la carrera larga, así que no podemos pedir más», festeja Guillán.

La prueba principal a la que hace referencia recorre Igueldo, Urgull y Ulia, con un recorrido de 15,1 kilómetros y un desnivel acumulado de 371 metros (125+124+122 m.), pero se puede dejar en 9 km restando Ulia o incluso en 6,5 km, quitando también Urgull. «Ofrecer las tres pruebas es la forma de conseguir que todo el mundo tenga su sitio en nuestra carrera. No todo el mundo está preparado para correr 15 kilómetros por el monte y no queremos dejar fuera a nadie», argumenta Itziar.

En el fondo, sería traicionar, entre comillas, a Triku Mujeres Triatletas y la filosofía con la que nació esta prueba: «Somos un equipo de mujeres en el que muchas empiezan y algunas se introducen en el deporte ya bastante tarde, con lo que, desde nuestra filosofía, intentamos que todo el mundo tenga acceso a hacer deporte. Además, creemos que esta carrera es perfecta para empezar sólo con Igueldo, después sumar Urgull y más adelante animarse a sumar Ulia», argumenta convencida.

«Faltaba una prueba de este estilo»

Lo cierto es que la iniciativa ha cuajado muy bien en una población corredora que tira hacia lo propio, como la guipuzcoana y donostiarra. «Tenemos la orografía que tenemos y aquí el monte atrae mucho. Y creemos que faltaba una prueba de este estilo, un poco intermedia, porque la mayoría son más largas y bastantes más exigentes. Creemos que es una de las claves del éxito».

Guillán, que reconoce que «cada año surge un problemilla con algo relacionado con la organización, pero creo que forma parte de esto», hace hincapié en que «cada edición vas aprendiendo alguna cosa nueva y siempre tienes el aliciente de mejorar respecto a la anterior». En este caso, y a pesar de que lo tienen todo bastante controlado, no oculta que «vamos a tener que hacer muchas cosas, como la señalización, en el último momento por el tiempo. No obstante, tenemos un equipo formidable de colaboradores y miembros del club que participan y no habrá ningún problema», sostiene.

Lo más curioso de estos días previos a la disputa de la prueba es que no se frena el ritmo de las inscripciones: «Es lo que más nos está sorprendiendo, que a pesar de la climatología de las últimas fechas, la gente se sigue inscribiendo, por lo que parece que hay muchos atletas a los que realmente les atrae correr con viento y lluvia», deduce Guillán.

Triku Mujeres Triatletas surgió de unas chicas que hacían spinning. «Tres o cuatro de ellas propusieron crear un club para mujeres y así nació». Después se han apuntado hombres, que «siempre son bienvenidos», pero la idea fue promocionar el triatlón entre las mujeres y, sobre todo, «animarles a hacer deporte». Entra gente nueva y se va otra cada año porque «aquí cada una tiene su historia personal», pero son 70 personas en total, 55 mujeres y 15 hombres: «Nos gusta mantener la mayoría de mujeres por respetar la idea original o el espíritu con el que se creó el club, que fue ayudar a las mujeres a conciliar el deporte con su vida familiar».

Triku Kirol Elkartea también organiza un triatlón súper sprint y su Triatlón Familiar, que «tiene como principal objetivo fomentar la práctica del triatlón en familias y de forma no competitiva. Queremos que la mujer practique deporte sin necesidad de renunciar a nada», destaca Itziar, que desvela lo organizada que tienen la semana. «Suele haber quedadas fijas dependiendo de la temporada. Todos los sábados hacemos una sesión de piscina con un entrenador, Paul Lagrange, que es maravilloso y nos pone las pilas a todas. Los domingos hay quedadas para correr, los jueves para hacer series, los viernes en bici, saliditas de fines de semana...». Suena genial.