Ficoba pasa el corte de la B/SS

Ficoba pasa el corte de la B/SS

Los atletas valoran el traslado de la feria de la carrera al recinto de Irun por ser más espacioso

M.J. Silvano
M.J. SILVANOSAN SEBASTIÁN.

La ubicación la Feria de la Carrera de la Behobia en Ficoba, y no en San Sebastián como era norma, ha sido bien acogida en su mayoría aunque también los hay que no la terminan de ver.

El alcalde Irun, José Antonio Santano, está encantado con la posibilidad de vender su ciudad a través el deporte. «Es innegable que Donostia tiene un marco incomparable, pero ambas ciudades podemos colaborar aportando lo mejor de cada una en esta carrera».

Los atletas guipuzcoanos Jesús Eguimendia y Gabriel Beldarrain suman 33 Behobias y también ven positivo el cambio a un recinto con tanto espacio como Ficoba. «Es ideal», advierte Eguimendia. «Quizás haya reticencias para el atleta local, pero para los de fuera seguro que no hay ningún problema».

La organización está satisfecha con el cambio a Irun y no se plantea volver a San Sebastián

De Irlanda y con cinco Behobias en su haber, Paul Kinsella, es otro de los que respalda el cambio propuesto por el Fortuna. «Siempre nos hospedamos en un hotel cercano a la zona de meta y por eso nos parece adecuado ubicar la feria en Ficoba. Es cierto que se produjeron atascos, pero supongo que para otros años lo tendrán en cuenta».

A la barcelonesa Ángela Montes le sorprendió para bien Ficoba. «El año pasado nos quejamos por los pocos stands que había en el Kursaal y porque el sitio era pequeño, estábamos todos muy apretados, pero este año la prueba ha dado un salto de calidad con un espacio amplio y cómodo».

Lorena Correa, de Tenerife, debutaba este año en la Behobia y la impresión que se ha llevado de la carrera es inmejorable. «Hay que felicitar a la organización porque está todo muy bien organizado y el ambiente es sensacional. Es cierto que cuesta coger el coche para llegar a la feria pero nada distinto que no ocurra en muchas carreras».

De Granada también llegaron una cuadrilla de mujeres de entre 45 y 50 años. Todas, las seis, debutaron en la prueba que une Behobia con el Boulevard y se encontraron en Ficoba con un espacio que les sorprendió por lo bien que está comunicado. «Fuimos en tren, sin prisa, y nos gustó porque encontramos un recinto en que no solo había puestos de prendas deportivas sino muchas cosas más que hicieron que la estancia fuera muy agradable para todas».

Pero no todo son opiniones positivas. Hay a quien no le gusta el cambio. El toledano, de 35 años, Ángel Argumanez es uno de ellos. En su segunda Behobia, no comparte el traslado a Ficoba. «Ha sido un fastidio que nos hagan ir hasta allí porque estábamos alojados en San Sebastián como otros tantos atletas y se pierde tiempo en ir y venir. El espacio es amplio, está todo muy bien puesto y el personal ha sido muy atento, pero no creo que sea lo mejor tanto trajín la víspera de una carrera».

También contrariados se han vuelto a su casa un grupo de estudiantes madrileño. Alejandro Fraile dice que «el espacio está bien, pero preferíamos en Donosti. Realmente nos fastidia que nos hicieron ir hasta allí. Podían haber pensado en poner otros puntos de recogida del dorsal».

En lo que sí coinciden unos y otros es en lo diferente que es la Behobia respecto a otras carreras. No hay otra igual. El ambiente es insuperable y quien prueba, repite. También se mantendrá la feria en Ficoba porque la organización cree que es el mejor espacio, el más amplio, para responder a las exigencias de las marcas y de los atletas participantes en la carrera.

 

Fotos

Vídeos