De Diego García a ¿Iraitz Arrospide?

Diego García alza los brazos en la linea de meta en la edición de 1994, la última victoria de un atleta masculino de Gipuzkoa. / DV
Diego García alza los brazos en la linea de meta en la edición de 1994, la última victoria de un atleta masculino de Gipuzkoa. / DV

El atleta de Villabona peleará por entrar en el palmarés 24 años después de que lo hiciera el azkoitiarra, último guipuzcoano en ganar |

A. B.

El palmarés masculino de la Behobia - San Sebastián se ha nutrido en los últimos tiempos de corredores del Estado con mucho peso en el panorama internacional. El patrocinio de Adidas, fundamentalmente, ha permitido contar en línea de salida con atletas de enorme valor en la distancia. Este hecho, unido a la no aparición de un fondista guipuzcoano de alto nivel, ha provocado que Diego García siga siendo el último corredor de Gipuzkoa que se ha llevado la txapela de la B/SS, concretamente en 1994, hace 24 años. El malogrado corredor también había ganado dos años antes. En categoría femenina sí han llegado alegrías por las victorias de atletas locales desde ese 1994: la reina de la competición, María Luisa Irizar, en 1995 -su séptima victoria-, fue de nuevo la mejor; Amaia Ortega en 1999; Iratxe Aranburu en dos ocasiones (2002 y 2003); María López de Tejada (2010); y Oihana Kortazar y Claudia Behobide (2012 y 2013), han sido las dos últimas guipuzcoanas en subir a lo más alto del podio.

Es evidente que la competencia foránea en hombres -a pesar de que la presencia de corredores extranjeros está siendo mínima- impide ver en la pelea por el triunfo a guipuzcoanos como sucedía en el inicio de la Behobia moderna, desde 1979. Ese año José Miguel Irazu abrió el nuevo palmarés tras casi dos décadas sin celebrarse la prueba, y siguieron los éxitos de corredores que marcaron una época en el fondo vasco, como los hermanos de Zizurkil Juan Mari Garín (triunfos en 1980, 1988 y 1990), Pello (1982 y 1991), único caso de hermanos campeones.

Carles Castillejo, que este año correrá a ritmos entre 1h15-1h20 aún no recuperado de una lesión, ha marcado el historial desde 2015. El catalán ha sido el vencedor en las tres últimas ediciones, circunstancia que solo lo han logrado él y otros dos atletas: el toledano Alfonso Álvarez Valera a mediados de los años 80, y el madrileño Chema Martínez, que amplió la proeza a un poker de cuatro txapelas consecutivas entre los años 2005 y 2008. Este récord de Chema seguirá ahí una temporada más.

A estos nombres que han marcado la Behobia en las 39 carreras disputadas desde 1979, hay que unir el de Alberto Juzdado por sus cinco victorias -la primera en 1995 y la última en 2004-, las mismas que Álvarez Valera, y por sus preciosas batallas con Diego García.

Dos reyes de diferentes épocas a los que es de justicia unir a María Luisa Irizar con siete triunfos, con una diferencia de 15 años entre el primero y el último, algo realmente impensable de repetir hoy en día. La andoaindarra fue la más querida por los aficionados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos