Un catalán frente a dos vascos

El catalán Jaume Leiva ganó la edición de 2012 y mañana espera repetir en el Boulevard. / ARIZMENDI
El catalán Jaume Leiva ganó la edición de 2012 y mañana espera repetir en el Boulevard. / ARIZMENDI

El egarense Jaume Leiva, vencedor en 2012, es el gran favorito, pero cuidado con el guipuzcoano Iraitz Arrospide y el debutante vitoriano Iván Fernández

M.J. Silvano
M.J. SILVANO

Un catalán y dos vascos van a pujar este año por la preciada txapela y farolilla plateada de la Behobia-San Sebastián.

Al fondista de Tarrasa Jaume Leiva, ganador en 2012, le encanta que le pongan el icono de favorito. Viene a tope. Le avala la gran marca realizada en el medio maratón de Valencia (1h02:29), lo que supone un ritmo medio de 2 minutos y 57 segundos el kilómetro. En el 2012 salió escopeteado de Behobia y esa estrategia le sirvió para hacerse con su primer triunfo en una carrera de entidad. «Tengo especial cariño a la Behobia porque supuso el punto de inflexión en mi carrera deportiva. Salí del anonimato por así decir y me introduje en la élite del fondo nacional».

Entonces Leiva se mostró intratable dominando de principio a fin la carrera y pese al aguacero que tuvieron que soportar todos los participantes fue capaz de hacer en solitario un gran crono de 1h01:33 aventajando en 2:29 segundos al también catalán Marc Roig, segundo clasificado. «La táctica fue algo temeraria, pero me funcionó. Sentía que volaba y me dije a mí mismo hasta que aguante el cuerpo. Algo similar me ha pasado en Valencia donde de nuevo fui capaz de disfrutar corriendo rápido».

Leiva se refiere el Medio Maratón valenciano donde ofreció una fantástica imagen. «Hablé con Iraitz Arrospide con el que tengo una buena amistad y le dije 'estoy bien y daré guerra'. Se juntaron todos los factores, un gran circuito, gran ambiente y la meteorología perfecta. Iba volando. El primer 10.000 lo paseé en 29:44 y el segundo en 29:32. Los últimos 3.000 metros los cubrí en 8:53».

Jaume ha dejado atrás su periplo de lesiones que no le han permitido entrenar con regularidad. Ha invertido mucho tiempo y dinero para alcanzar de nuevo su máximo rendimiento. «Así es, han sido dos años de arrancar y tener que parar por diversas lesiones que venían motivadas de las secuelas que me dejó la operación en mi pierna izquierda. Por suerte, he dado con unos fisioterapeutas que me han ayudado a recuperar masa muscular en la pierna. Había perdido hasta un kilo y eso para un atleta que entrena a intensidades elevadas es mucho. En seis meses con este programa he recuperado medio kilo de masa en mi pierna. No me lo van a poner fácil ninguno de los dos. Iván tiene 2h12 en maratón y es un gran especialista en pruebas de cross. Iraitz ha dado un golpe importante en el atletismo, es un gladiador y un atleta muy rápido. El año pasado me ganó al final. Me encanta que me pongan el icono de favorito, si es así es porque me lo merezco».

La Behobia va a ser el segundo test serio para Jaume de cara a otros ambiciosos retos como llegar a febrero con el punto de forma ideal para intentar mejorar su mejor marca personal en los 42,195 kilómetros (2h13:41). «Voy a ir con todo al maratón de Sevilla. Mi idea es hacer mínima para poder acceder al Campeonato del Mundo de 2019 que se celebrará en Qatar».

El alavés Iván Fernández se estrena con la ilusión de entrar en el palmarés de ganadores. Por primera vez en su carrera deportiva pondrá su zancada en un recorrido exigente, pero que encandila a los más de 30.000 participantes que por quinto año consecutivo ha registrado el Club Deportivo Fortuna, organizador de la Behobia. «Yo saldré a ganar, luego la carrera te pone en tu sitio», asegura.

La afición vasca ya tenía ganas de ver al nueve veces campeón de Euskadi de Cross. «Correr la Behobia para un corredor de casa es muy importante. Iraitz y yo tendremos al público como un plus».

Todos los que comparten la pasión por este deporte guardan en su retina el último triunfo vasco que data de 1994 cuando el héroe de Azkoitia Diego García, fallecido en 2001, ganó la carrera con un tiempo de 1h01:34. «Ganar después de Diego sería todo un honor. Iraitz y Leiva me caen muy bien. Mantenemos una sana y buena amistad. Con la mano en el corazón y después de Valencia el hombre a batir es Jaume. Está muy fuerte y su marca es impresionante (1h02:29). Arrospide es un tipo muy trabajador y disciplinado y tengo que confesar que atléticamente me inquieta. El tema de la presión no me preocupa demasiado. Saldré a dar mi mejor versión y puedo decir que fiel a mi estilo me dejaré hasta la última gota de sudor».

El guipuzcoano Iraitz Arrospide ha viajado desde Shellfield (Reino Unido) con su mujer Leire, su pequeño Unax de siete meses y su entrenador de siempre John Wood para disputar mañana una nueva edición de la Behobia-San Sebastián. De este atleta de la Real Sociedad se dice que es un hombre muy trabajador, disciplinado, humilde y que fruto de todo ello ha ido haciéndose un hueco en el fondo español. En el último europeo celebrado el pasado agosto en Berlín fue plata con el equipo nacional de maratón tras el gran registro realizado en el Campeonato de España de la distancia donde se colgó el bronce con su mejor marca personal de 2h16:24. «Me sentí muy arropado por todos mis compañeros. Fue una gran experiencia».

Con 20 años hizo su primera Behobia en 1h34:51 y una década después 1h02:35. «Lo del año pasado va a ser de esos acontecimientos que te marcan de por vida. Cuesta encontrar las palabras para describir todas las emociones que tuve antes, durante y después de la carrera. Que el público esté todo el tiempo animando es una pasada. Y los últimos metros fueron inolvidables. E+staba exhausto, pero verme con posibilidades de ser tercero me hizo crecerme hasta la meta. Ganar a mi amigo Jaume fue algo increible. Saldré a pelear y a dar lo mejor de mí».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos