Atletismo

«La Behobia - San Sebastián hay que entrenarla bien»

El zarauztarra Txumai Fernández, entrenador nacional de atletismo, posa ayer en el parque Cristina Enea./M. RIVERO
El zarauztarra Txumai Fernández, entrenador nacional de atletismo, posa ayer en el parque Cristina Enea. / M. RIVERO

El entrenador Txumai Fernández apunta algunas claves a dos semanas de la Behobia - San Sebastián, carrera reina del calendario atlético de Gipuzkoa

M.J. Silvano
M.J. SILVANOSAN SEBASTIÁN.

A poco más de dos semanas de la prueba reina del atletismo popular, la Behobia-San Sebastián, cientos de guipuzcoanos apuran sus últimos días de entrenamiento antes del examen definitivo el 11 de noviembre.

Mañana y pasado se celebran un puñado de pruebas atléticas en nuestro territorio -Asier Cuevas Herri Lasterketa, Lasarte-Oria Bai! y el Medio Maratón Donibane-Lohitzune-Hondarribia, entre otras- que van a poner a prueba cómo marchan los entrenamientos. Tratar de calmar los nervios, alimentarse bien e hidratarse antes y después de las pruebas es innegociable. Se trata de que la carga de kilómetros acumulados en las semanas previas a la Behobia - San Sebastián tenga resultado. O eso al menos es lo básico.

El entrenador de atletismo, el zarauztarra Txumai Fernández, de 61 años, apunta algunas otras claves. Para empezar, «hay que ser conscientes de lo que se está haciendo, progresar y esperar a que llegue la forma. La Behobia - San Sebastián hay que entrenarla bien». Son básicos, a su juicio, para que un atleta popular pueda alcanzar con éxito sus metas en el deporte. Es la metodología en la que se apoya él, vinculado toda una vida al atletismo. El corredor posee destacados cronos populares como las 2h30 minutos en maratón; 1h10 en la Behobia o 32:45 y 15:38 en 10.000 y 5.000 metros, respectivamente.

Advierte que para correr una Behobia - San Sebastián hay que entrenar siguiendo una pauta, sin lugar a la improvisación. A dos semanas de la carrera no se pueden esperar milagros y el trabajo tiene que estar hecho.

«La clave en la Behobia - San Sebastián es ser conscientes, respetar la progresión y esperar a que llegue la forma»

«Para hacer la Behobia - San Sebastián es básico ir paulatinamente y escuchar a tu cuerpo», advierte el entrenador

Entre sus pupilas destacadas destaca el nombre de su paisana Iratxe Aranburu, que se llegó a enfundar dos txapelas en la Behobia (2002 y 2003). «Comenzó conmigo a los 14 años. Siempre digo que era una chica mentalmente popular a la que nunca le preocuparon los récords y disfrutaba muchísimo con las pruebas populares. Era una atleta de mucha calidad y sencillez. Recuerdo que me dejó admirado cuando le mandé hacer un mil y ella siendo cadete y sin haber hecho nada antes paró el crono en 3 minutos y 17 segundos. Inmediatamente pensé que esta chica tenía algo. En 10.000 metros (34:36) se acercó mucho al récord de María Luisa Irizar, pero ésta no era su ambición. En la actualidad viene a entrenar con nosotros».

Fernández dirige y coordina el proyecto ZEK (Zarauzko Emakume Korrikalariak). Se trata de un grupo de 80 runners, todas ellas mujeres de diferentes edades. «En 1990 decidí sacarme la licencia de entrenador nacional porque soy de los que piensa que hay que seguir formándose y aprender más técnicas que ayuden a enseñar. En mi trayectoria he estado como entrenador en dos equipos, Antoniano y Zarautz. En el 2010 me plantearon un proyecto que se basaba en entrenar a un grupo de mujeres que hasta ese momento no habían tenido contacto con el deporte. Poco a poco el grupo se ha ido ampliando hasta llegar a las ochenta. Las franjas de edad son desde los 23 a los 76 años. No todas quieren competir, su objetivo es hacer deporte y ya está. El Ayuntamiento nos ha cedido una sala en el polideportivo de Zarautz y la experiencia está resultando muy gratificante y satisfactoria».

Una hoja de ruta

El entrenador considera que es importante tener una hoja de ruta y progresar de forma escalonada para poder sacar el mayor partido y gusto por el deporte. Para hacer una carrera como la Behobia - San Sebastián de 20 kilómetros de distancia y un perfil exigente con numerosas subidas y bajadas, es importante ir de forma paulatina. «Arrancamos en febrero de 2010 y nos estrenamos en la Lilaton. Fuimos en bloque y con la mentalidad de disfrutar y ser conscientes de nuestras sensaciones en la carrera. Y poco a poco hemos ido progresando en grupo. Ninguna chica se ha retirado y eso que tienen hijos, trabajan... No lo tienen fácil para entrenarse pero lo acaban haciendo».

Punto de inflexión

Fernández no permite la improvisación. «Este año van a salir en la Behobia - San Sebastián treinta mujeres y puedo decir que llegan preparadas. Hemos trabajado la técnica de carrera, hemos entrenador por encima de los ritmos para saber cómo son sus sensaciones, qué les dice su cuerpo. A partir de ahí, hemos ido en progresión subiendo distancias. Primero, la Lilaton de 5 kilómetros, luego las Tres Playas, de 10, y el punto de inflexión fue la Clásica de 15km, el pasado domingo. Les asustaba la distancia, pero dieron el salto».

La confianza entre atleta-entrenador es básica. Y quien no tiene entrenador debe escuchar a su cuerpo. No vale de nada querer recuperar en dos semanas lo que no se ha hecho hasta ahora. Ellas, las treinta mujeres, se pondrán las zapatillas el domingo 11 con el objetivo de recoger lo sembrado durante tanto tiempo. Es la única forma de encarar una prueba dura como la Behobia - San Sebastián.

Más sobre la Behobia - San Sebastián

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos