Atletismo

Beamon y Fosbury regresan a México

Bob Beamon San Sebastián
Histórico. Bob Beamon aterriza en el foso en su mítico salto de 8,90 en México. / REUTERS

Los saltadores americanos que revolucionaron sus disciplinas en 1968 celebran en el escenario de sus gestas las bodas de oro de los Juegos Olímpicos

GUSTAVO BORGES

Los estadounidenses Bob Beamon, arrugado por el paso de medio siglo, y Dick Fosbury, casi sin elasticidad a sus 71 años, regresan a México como parte de los festejos por los 50 años de los Juegos Olímpicos de 1968, en los que fueron héroes.

Considerados un antes y un después en la historia de los Juegos Olímpicos, los de México 1968 serán recordados con varios de sus protagonistas, entre ellos Beamon y Fosbury, ganadores de salto de longitud y salto de altura.

8,90

Luciendo el dorsal 254, con una camiseta azul y pantalón blanco el 18 de octubre de 1968 el joven Beamon miró al horizonte, hizo una arrancada como de velocista y aprovechó las condiciones de aire para mejorar la plusmarca mundial por 55 centímetros. Al tocar el suelo dio tres saltos como de canguro y esperó la medición de los jueces.

Durante varios segundos el mundo pareció paralizarse en el estadio. Nervioso, el atleta trotó en espera del resultado y al conocer su plusmarca de 8,90 metros experimentó una catarsis por la dimensión de la hazaña, bautizada como «el salto del siglo».

El récord delmundo de Beamon estuvo vigente 22 años, 10 meses y 22 días hasta que el 30 de agosto de 1991 Mike Powell lo batió en el Mundial de Tokio con un salto de 8,95 metros.

El Fosbury flop

Fosbury, un innovador, se impuso en el salto de altura con un nuevo estilo basado en atacar el listón de espaldas, en una época en que todos los atletas saltaban de frente, en el estilo conocido como rodillo ventral. Desde hace décadas, en la alta competición ya solo se utiliza el Fosbury Flop.

Mañana, fecha en la que se cumplen 50 años de la ceremonia inaugural, regresará melancólico al lugar de los hechos para reconstruir su hazaña.

Serán dos de las principales figuras en los festejos que arrancarán con una conferencia de prensa del alcalde de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, y un homenaje a los campeones de la natación en la piscina olímpica.

Los Juegos de 1968 fueron los primeros en Latinoamérica, los primeros que se pudieron ver en televisión a color, los primeros con una Olimpiada cultural, los primeros con pruebas de dopaje y los primeros con pictogramas para identificar a los deportes.

Enriqueta Basilio

Mañana, en el aniversario de la ceremonia inaugural, un relevo formado por personalidades de la vida deportiva y social de México llevará la antorcha y al filo del mediodía arribará al estadio Olímpico, donde la señora de 70 años Enriqueta Basilio repetirá el momento que cambió su vida al convertirse en la primera mujer en encender un pebetero olímpico.

La mexicana Pilar Roldan, de 78 años, regresará al pasado cuando ganó la plata olímpica en florete ante la entonces soviética Yelena Belova Novikova y otros campeones se encontrarán con sus rivales de entonces para revivir proezas.

La estadounidense Debbie Mayer, oro en 200, 400 y 800 metros estilo libre de la natación, su compatriota Michael Burton, rey en 400 y 1.500 metros libre, y el australiano Michael Wenden, oro en 100 y 200 libre serán recibidos por el héroe mexicano Felipe Muñoz, quien ganó el oro en los 200 braza y a los 17 años pasó a la historia como uno de los grandes deportistas de los Juegos.

El espíritu olímpico llegará hoy a su punto máximo en México y la televisión transmitirá una serie de un programa diario con el resumen de lo que sucedió en cada día de México 1968, un documental dirigido por el productor Alejandro Reyes, quien realizó más de un centenar de entrevistas a los protagonistas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos