Tras los pasos de un atleta histórico

Mariscal y Abreu tienen a tiro los históricos récords guipuzcoanos de 200 y 400, en poder de Prado desde hace más de tres décadas

Abreu, Prado y Mariscal, minutos después de conocerse en Anoeta./Lusa
Abreu, Prado y Mariscal, minutos después de conocerse en Anoeta. / Lusa
Karel López
KAREL LÓPEZ

Este año sí. O tal vez no. El tiempo dirá. Lo único seguro es que tres décadas sin sucesor es mucho si hablamos de récords. El donostiarra Juanjo Prado ostenta desde la década de los 80 las plusmarcas guipuzcoanas de 200 (21.03) y 400 metros (46.55), distancias que, sin un relevo claro durante estos años a pesar de los numerosos intentos, parecen haber encontrado ahora alternativas de garantías. Se trata de Javier Mariscal (200) y n (400). EL DIARIO VASCO juntó en Anoeta a los tres hombres, que no dudaron en charlar durante más de media hora de sus experiencias.

«Me haría mucha ilusión que batiérais mis récords. Suelo ver en la prensa que estáis cerca, pero os queda dar el último paso. Yo tenía 29 años cuando los batí y ya han pasado más de 30», apunta Prado, un atleta que llegó a ser, precisamente, 30 veces internacional absoluto y cinco veces campeón de España. «Empecé tarde y, como curiosidad, mi marca de 400 metros está hecha en Fuenlabrada (1985) por la calle 1, en principio la peor para correr. La de 200 (1985), enSeúl», sigue el hombre que ahora, con 62 años, vive entre Donostia y Argentina, va al gimnasio y continúa saliendo a rodar.

«Mira, en lo de empezar tarde te pareces a mí. También en lo de correr más rápido que nunca por la calle 1. Mi marca de 400 (46.89) está hecha en Soria», le responde Abreu, atleta de la RealSociedad –como Prado en su época y Mariscal desde esta temporada– que ha sacado a relucir su calidad este año y que hoy disputará las semifinales de 400 del estatal en Getafe.

Sobre el Campeonato de España

«La verdad es que es un honor conocerte, Juanjo. Ya tenía ganas», sigue Mariscal. El hondarribiarra, en la misma competición en la que su compañero bajó por primera vez de 47 en 400, corrió los 200 metros en 21.14, aunque con 2,1 m/s de viento a favor, con lo que no computa. Con viento legal, su crono es de 21.39. Lesionado la pasada semana, no ha podido acudir alestatal.

«Mi distancia ideal hubiera sido el 300, pero por desgracia no es una prueba oficial...», les explica Prado, quien invita a los dos velocistas a enfrentarse en esta prueba. «¿Para cuándo un pique de 300? Ahí podríais ver quién es mejor...», bromea.

«¡Qué malo eres!»

«¿Qué marca de 200 tienes, Gen?», le pregunta el plusmarquista de 200 y 400 al posible sucesor en la distancia larga. «Sin la ayuda del viento, se me resisten los 22 segundos», le responde este. «¿En serio? ¡Qué malo eres! No conozco a nadie que con ese marcón en 400 no haya bajado de 22...».

Abreu y Mariscal no son los únicos que amenazan las plusmarcas de Prado. En la vuelta al anillo, Adrián Rocandio, hijo de Valentín, entrenador precisamente de Abreu y Mariscal desde esta temporada y quien, casualmente, quitó el récord territorial de 100 a Prado, ha corrido en 47.28.

«Todavía les queda. Juanjo es mucho Juanjo...», añade el propio Valentín uniéndose a la conversación junto a Ramón Cid. «Juanjo jugaba a fútbol hasta que, cuando ya había cumplido 20 años, en unas fiestas y en mitad de la calle, le ganó un esprint a un buen velocista guipuzcoano. Por suerte, acabó en pista», concluye Cid.

Sus datos

Gen Esteban Abreu:
Nacido en 1991. Nació en la República Dominicana y con cinco años llegó a Irun. Su distancia es el 400 (46.89). Ha explotado este año. Tras varias temporadas regular en 47 altos, ya sabe lo que es romper esa barrera. El premio le ha llegado en su primera campaña a las órdenes de Valentín Rocandio. Hoy disputa las semifinales del Campeonato de España en 400. ¿El reto? Acceder a la final en la prueba de moda.
Juanjo Prado:
Nacido en 1956. Llegó a poseer al mismo tiempo los récords guipuzcoanos de 100 (10.52), 200 (21.03) y 400 (46.55). También fue oro estatal en las 3 distancias.. Viajó a Los Ángeles 1984. El plusmarquista vasco de 400 vio cómo el 4x400 español fue eliminado. Le reservaban para correr la final.
Javier Mariscal:
Nacido en 1997. Joven pero sobradamente preparado, el hondarribiarra tiene un perfil parecido al de Prado. Velocista puro capaz de defenderse en 100 (10.84), 200 (21.39) y 400 (47.88). El fin de semana, en Granollers, tuvo que acabar andando. Sufrió un pinchazo en el isquiotibial. No podrá competir en el Campeonato de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos