Atletismo

La Real Sociedad, en busca del díficil pero no imposible podio

Los velocistas Octavian Mihail Romanescu y Alazne Furundarena, en la pista de Altamira (Ordizia)./O.E.
Los velocistas Octavian Mihail Romanescu y Alazne Furundarena, en la pista de Altamira (Ordizia). / O.E.

El conjunto txuri-urdin peleará en Soria por el tercer puesto en la final de la liga de clubes de División de Honor; el Atlético ya tiene los deberes hechos y el BAT lucha por salvarse

Karel López
KAREL LÓPEZ

Suele decirse que «los milagros se cumplen en Lourdes». Pero este año no hay que usar este término para referirse al posible podio de la Real Sociedad de atletismo en la liga de clubes de División de Honor. Tras el tercer puesto del año pasado en Castellón, el club txuri-urdin disputará este sábado en Soria la final por el título masculino en la máxima categoría y, aunque difícil, no es, ni mucho menos, imposible.

Sin su estrella Odei Jainaga –lesionado– aunque con un conjunto todavía más competitivo que el de la pasada campaña, la Real Sociedad, con ocho puntos, tendrá como rivales por el tercer cajón del podio al Fent Camí valenciano y a la AD Marathon, aunque los madrileños parten con desventaja. El Playas de Castellón y el Barça se jugarán el título.

«Lo del año pasado fue increíble. Hubo emoción hasta la última prueba. Y ojalá se repita», explica el velocista Octavian Mihail Romanescu. «Me hace ilusión correr frente a Óscar Husillos. Creo que, en general, podemos hacerlo muy bien», apunta Javier Mariscal, autor hace un mes de un crono de 21.39 en 200. Él será uno de los integrantes (junto a Itoitz Rodríguez, Adrián Rocandio y Gen Esteban Abreu) del 4x400 que puede batir un récord guipuzcoano que data de 1996.

Las mujeres del Atlético San Sebastián, en cambio, llegan a Castellón con los deberes hechos. Ya están entre los ocho mejores equipos de España y ese era el objetivo a principio de temporada. Llegan con la baja sensible de la pertiguista Maialen Axpe y lideradas por la velocista Alazne Furundarena. «No llego al 100% debido a las molestias que arrastro en la rodilla, pero daré el máximo. Llevamos un equipo joven a la final, pero pelearemos por rascar alguna posición», decía la esprínter. El Valencia es el claro favorito.

Y hasta Valladolid viajará el Super Amara BAT femenino. En su segundo año en la máxima categoría, el equipo de Teresa Errandonea, Malen Ruiz de Azua, Olatz Arrieta y compañía tiene la misión de evitar las dos últimas plazas. A un atleta por prueba y equipo –así es la última jornada liguera–, cumplir con el objetivo no parece complicado.

El ascenso es posible

En Salamanca, el equipo masculino del BAT peleará por una de las dos plazas de ascenso a División de Honor. Llegan con ocho puntos, los mismos que el Alcorcón, Surco Aventura y el conjunto anfitrión. No lo tendrán fácil, pero existen posibilidades de que los bidasotarras lo consigan.

El Atlético masculino, por su parte, compite en Madrid por la permanencia en la división de plata. No deberían tener problemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos