Atletismo

Buscan derribar el muro

Buscan derribar el muro
Karel López

Mañana arranca en Berlín el Europeo de atletismo, cita en la que la selección española cuenta con hasta quince opciones de medalla

KAREL LÓPEZ

El 9 de noviembre de 1989, Berlín y prácticamente el mundo entero celebraron la caída del muro. Sí, el de la vergüenza, el de la división, el de los llantos e intentos a la desesperada en busca de una vida mejor. Un anhelo finalmente alcanzado de un modo -sirva la comparación- similar a lo ocurrido con la selección española de atletismo, que en el Campeonato de Europa que mañana lunes arranca en la capital alemana buscará romper su muro, su gran barrera: las quince medallas alcanzadas en otra ciudad germana, en Múnich, en 2002. Mucho ha llovido desde entonces…

El donostiarra Ramón Cid, en Berlín desde el sábado, aseguraba que el reto era «superar los resultados de ediciones anteriores (siete metales de Barcelona 2010, cuatro en Helsinki 2012, seis en Zúrich 2014 y ocho en Ámsterdam 2016)». Pero el seleccionador, en su mente y siempre diciéndolo con absoluta humildad, es consciente de que España ha llegado en plenitud al lugar en el que Bolt maravilló al mundo en 2009 y en el que Jesse Owens rompió otra gran barrera en los Juegos de Berlín en 1936, con muchas opciones de superar las ocho medallas de la última edición (hasta 17 posibilidades ve él) y quién sabe si, también, de derribar su propio muro histórico.

Uno, al menos, ya lo ha destrozado ladrillo a ladrillo: el del dopaje. También podemos decir que este ha sido el muro de la vergüenza para España. Positivo a positivo han ido cayendo, afortunadamente, piezas que un día incluso fueron importantes dentro del equipo. La selección española, del mismo modo que ocurre con la ciudad de Berlín, ha conservado en su 'once de gala' (que en el Europeo es de casi un centenar de atletas, batiendo el récord) únicamente algunos monumentos antiguos. «Es una generación nueva, que ilusiona, con valores», acostumbra a repetir Cid sobre esta nueva hornada.

El nuevo atletismo español, al que Berlín ha recibido con un calor que asusta -pobres maratonianos- y que asombra hasta a los propios habitantes de la capital, se puede ver también en los guipuzcoanos que han viajado: Maialen Axpe coge el relevo de Naroa Agirre en la pértiga (curiosamente, la donostiarra se estrenó en un Europeo en Múnich 2002) y tanto Iraitz Arrospide como Trihas Gebre debutan en maratón. En total, son siete los atletas con licencia vasca, ya que también compiten Carlos Tobalina (mañana mismo en la calificación de peso que se disputa junto a la Iglesia Kaiser-Wilhelm-Gedächtnis-Kirche), Lois Maikel Martínez (disco), Arantza Moreno (jabalina) y Elena Loyo (maratón).

Las opciones

Decía el que escribe estas líneas que se puede incluso soñar con superar los quince metales en disciplinas muy dispares.

Bruno Hortelano tratará de revalidar el título de 200 (Guliyev, actual campeón mundial, no se lo pondrá fácil), Óscar Husillos y Lucas Búa en 400, Orlando Ortega en 110 metros vallas (con el ruso Shubenkov en los tacos de salida), Saúl Ordóñez en un 800 con Bosse (campeón mundial en 2017) y Kszczot, Adel Mechaal y Toni Abadía en 5.000, Fernando Carro y Sebas Martos en 3.000 obstáculos, Javi Guerra en maratón, Jorge Ureña en combinadas, Juliet Itoya en longitud, Ana Peleteiro en triple, la marcha femenina y masculina, el 4x400 masculino… En definitiva, probablemente la mejor hornada española de siempre para competir a nivel continental.

La velocista Schippers, la saltadora Spanovic, el pertiguista Lavilllenie en una prueba con cuatro atletas por encima de 5,90 esta campaña, los hermanos noruegos Ingebrigstsen en 1.500, Laura Muir en 1.500, Sifan Hassan en 5.000, Perkovic en disco y un 100 masculino con cuatro esprínters por debajo de los 10 segundos, entre los que está el jovencísimo italiano blanco Tortu.

Berlín ya está listo para volver a disfrutar del mejor atletismo y para ver cómo la selección española trata de romper el muro.

 

Fotos

Vídeos