Atletismo

Antiguos atletas del técnico Ignacio Altuna celebran mañana una misa en su memoria

Antiguos atletas del técnico Ignacio Altuna celebran mañana una misa en su memoria

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

Un grupo de antiguos atletas del exentrenador de la Real Sociedad, Ignacio Altuna, fallecido el domingo, quiere recordar su figura con una misa que se celebrará mañana jueves, en la iglesia donostiarra de los Padres Carmelitas (calle Pedro Egaña), a las 19.30 horas.

Dos de sus discípulos, los olímpicos Ramón Cid y Juanjo Prado, han enviado a DV unas emotivas líneas donde se exalta la figura de su exentrenador:

«Ignacio Altuna falleció el pasado domingo. Un día antes, el equipo masculino de la Real Sociedad logró un estupendo tercer puesto en la Copa del Rey. Fue como un homenaje en su honor. Hace más de 50 años el equipo Txuri Urdin gano el Campeonato de España de clubes con un grupo de atletas entrenado casi en su totalidad por Ignacio.

Durante las décadas de los 60 y 70, fueron muchos los y las atletas que se ejercitaron en diferentes 'cuadras' de entrenamiento (Gabriel, Mugui, Enrique, Manolo...) desgastando las viejas pistas de Anoeta de negra ceniza y vestuario inenarrable.

Ignacio, que dominaba todos los sectores del atletismo teniendo atletas internacionales en casi todos, manifestaba especial interés por las pruebas llamadas técnicas. En salto con pértiga llegó a colocar durante varias temporadas a muchos atletas entre los mejores del ranking español. Además de un renacentista conocimiento del atletismo, Ignacio poseía una gran capacidad de discernir lo fundamental de lo anecdótico.

Para los que tuvimos la suerte de ser sus atletas, Ignacio trasciende el concepto de entrenador entendido como mero transmisor de unas determinadas técnicas. Vimos en él la figura de un educador, un maestro, que ha significado mucho en nuestras vidas. Nos enseñó formas de hacer y estar en el mundo: el respeto a la palabra dada, el compromiso con los compañeros, la humildad en el éxito y la dignidad en la derrota, el trabajo honesto, el valor de un apretón de manos... todo ello con una autoridad natural fruto de la coherencia con sus principios, no siempre coincidentes con los imperantes en esa época, y el buen ejemplo.

Hoy, junto a un sentimiento de orfandad, nos sentimos más que nunca pertenecientes a la 'cuadra' de Ignacio Altuna y al equipo de atletismo de la Real Sociedad, su obra. Desde lo más profundo de nuestros corazones, muchas gracias Ignacio por habernos enseñado a ser mejores atletas y personas. Seguiremos peleando en la liga y en la vida».

Más información