Madre en secreto

Allyson Felix, seis veces campeona olímpica, ocultó su embarazo porque sentía que «ponía en riesgo» su carrera

La atleta Allyson Felix, con su hija en brazos. /
La atleta Allyson Felix, con su hija en brazos.
Karel López
KAREL LÓPEZ

No se sabía prácticamente nada de Allyson Felix desde que en agosto de 2017, en el Mundial de la despedida de Usain Bolt en Londres, lograra tres medallas, fijando su tope personal en dieciséis en Campeonatos del Mundo al aire libre y superando precisamente al jamaicano y a Merlene Ottey –catorce en ambos casos–. La atleta estadounidense se convirtió en la capital británica en la plusmarquista mundial en este sentido.

Y casi tan rápido como corre los 100, 200 y 400 metros, después de competir muy poco en 2018, 'desapareció' del mapa. Una lesión grave, una retirada en silencio... ¿Qué pasaba con Felix? Los aficionados al atletismo han tenido tiempo para darle vueltas al asunto, para especular, pero todos –o casi todos, al menos– se equivocaban. Estaba embarazada. Y ya ha sido madre.

La californiana de 33 años, seis veces campeona olímpica y nueve veces medallista, ocultó su embarazo porque «sentía que al tener un hijo estaba arriesgando mi carrera deportiva y decepcionando a todos aquellos que esperaban que el atletismo fuera lo primero para mí». Felix lo ha contado en una entrevista concedida a ESPN menos de un mes después de ser madre de una niña llamada Camryn. Antes, también se casó sin hacerlo público.

«Mi entrenador y mi familia se aliviaron al ver que no estaba lesionada, sino embaraza», explica la velocista norteamericana en el citado medio. A su técnico y a su agente –y a la vez hermano– se lo contó tras dos competiciones en las que se quedó a más de dos segundos de su marca personal en 400 (49.26). Ya estaba embarazada de ocho y nueve semanas en esas carreras.

Allyson Felix, en el Mundial de Londres.
Allyson Felix, en el Mundial de Londres. / Reuters

«Se preguntaban por qué corría tan despacio... y pensé que era el momento de decirlo», narra. «Lo cierto es que siempre he querido ser madre. ¿Por qué he tardado tanto en compartir la noticia? Porque esa imagen de niña bonita que tenía se convirtió en más importante de lo que realmente era. Estaba poniendo las expectativas de otros por delante de vivir mi vida. Es complicado explicar por qué decidí formar una familia; solo sé que era yo misma cuando lo decidimos. Era un riesgo porque podría afectar al estado de forma en el que llegaré a las temporadas 2019 (Mundial en Doha) y 2020 (Juegos Olímpicos en Tokio)», relata la carismática velocista, quien afirma que «siempre» ha mantenido «en privado» su «vida personal». A pesar de ser muy querida por grandes marcas y activa en redes sociales, no acostumbra a hablar de temas que van más allá de lo deportivo.

Tokio 2020

Después de dar a luz el pasado 28 de noviembre tras ocho meses de embarazo y verse obligada a pasar por la Unidad de Cuidados Intensivos por un parto complicado –tuvo problemas con la presión arterial–, Felix y su hija están bien ahora.

La atleta estadounidense, aunque sin prisa, ya piensa en su regreso a las pistas. «La pasada era una temporada suave para mí –no era año ni de Juegos Olímpicos ni de Mundial–. Quiero llegar bien a los Juegos de Tokio 2020».

Si en Japón sumara una medalla, desempataría con Ottey y sería la atleta más laureada. Felix logró su primera presea olímpica enAtenas 2004, hace ya catorce años. «Si vuelvo y no soy la misma, no será por no luchar, por no darlo todo», concluye la brillante atleta californiana.

Allyson Felix, vencedora con Estados Unidos del relevo 4x400 en los Juegos de Río.
Allyson Felix, vencedora con Estados Unidos del relevo 4x400 en los Juegos de Río. / Reuters

Ahora, más allá del deporte, en su vida hay otra prioridad: cuidar de su hija Camryn. Eso sí, está claro que hará todo lo posible por sumar más metales a sus dieciséis en Mundiales y nueve en Juegos Olímpicos.

 

Fotos

Vídeos