El legado de MURIEL BOX

El Zinemaldia recupera la obra completa de la escritora y realizadora inglesa, una adelantada a la hora de «tratar temas complejos y prohibidos»

Cartel promocional de la retrospectiva /SSIFF
Cartel promocional de la retrospectiva / SSIFF
EL DIARIO VASCO

La retrospectiva que el Festival de San Sebastián dedicará a la escritora y directora inglesa Muriel Box incluirá los 28 largometrajes que escribió o realizó esta mujer «adelantada a su tiempo». El Zinemaldia, que se celebrará del 21 al 29 de septiembre, permitirá conocer y recuperar en su integridad la obra de Box (Surrey, Inglaterra, 1905- Londres, 1991).

Los rectores del Festival resaltaron este jueves que la obra de Box, desarrollada entre 1945 y 1964, trató «temas complejos y prohibidos en su tiempo, como la prostitución, el abuso de menores, el aborto, los hijos ilegítimos o el sexo en la edad adolescente». Box lo hizo, además, «de manera muy clarividente y valiente, teniendo en cuenta el contexto social y político en el que se produjeron aquellas películas. Su aportación es fundamental en el cine inglés de los años cincuenta y la primera mitad de los sesenta».

Desde el Festival subrayan que la revisión actual de la filmografía de Box y de otras directoras, como las estadounidenses Dorothy Arzner, objeto de otra retrospectiva en el certamen donostiarra en 2014, e Ida Lupino, resulta «esencial» para establecer «un discurso feminista y una reivindicación del importante papel de las realizadoras en distintos contextos y cinematografías».

Espíritu independiente

El Zinemaldia recuerda que «pese a gozar de un cierto prestigio cinéfilo, son pocos los estudios» sobre la obra de Box. «Esta realizadora responde al canon del cine independiente a pesar de trabajar con temáticas propias de los géneros clásicos y populares, como el melodrama, la comedia, el policíaco o el cine de época», y su obra como directora «queda inscrita en un periodo de cambios en el cine británico».

El ciclo retrospectivo, organizado conjuntamente con Filmoteca Española, se completará con la publicación de un libro sobre la directora y guionista, coordinado por Quim Casas y Ana Cristina Iriarte. Después de su proyección en San Sebastián, la retrospectiva podrá verse en Filmoteca Española, en Madrid, en el Festival Lumière en Lyon, y en la Filmoteca del Institut Valencià en octubre y noviembre.

Guerra de sexos

Muriel Box nació el 22 de septiembre de 1905 en New Malden (Surrey, Inglaterra), con el nombre de Violette Muriel Baker, y comenzó en el cine como 'script'. En 1935 contrajo matrimonio con el escritor Sydney Box, con quien crearía cinco años después Verity Films, una productora destinada a financiar cortos de propaganda bélica durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando después de la guerra Sydney se convirtió en el director de Gainsborough Pictures, Muriel Box pasó a ser la responsable del departamento de guiones y codirigió 'The Lost People' (1949), un drama de posguerra. Sydney creó en 1951 la compañía London Independent Producers, en la que la directora y guionista pudo acometer argumentos que «entonces no estaban bien vistos ni en el cine ni en la sociedad británica, casi siempre con guiones escritos por ella y su esposo.

Desde el Zinemaldia han destacado que «tuvo que enfrentarse a los prejuicios masculinos e incluso femeninos de la industria cinematográfica», como, por ejemplo, cuando un año antes, la actriz Jean Simmons «le presionó para que no fuera la directora de 'So Long at the Fair' (Extraño suceso, 1950), dirigida finalmente por Terence Fisher y Anthony Darnborough».

Box dirigió 14 largometrajes entre 1949 y 1964, de entre los que destacan sus «comedias románticas en torno a la guerra de sexos» como 'To Dorothy a Son' (Herencia contra reloj, 1954), interpretada por Shelley Winters y centrada en las tribulaciones para cobrar una herencia.

A ellas se suman 'The Passionate Stranger' (1957), con Ralph Richardson como el chófer que tiene una idea equivocada de su jefa, Margaret Leighton, después de leer la novela erótica que ha escrito ella; 'The Truth About Women' (1957), en la que el personaje encarnado por Laurence Harvey revive sus historias de amor en distintos continentes; y 'Rattle of a Simple Man' (1964), el último filme de la directora, en el que narra la relación entre un hincha de fútbol muy introvertido y una prostituta.

En 1946, Muriel ganó el Oscar al mejor guión original por 'The Seventh Veil' (El séptimo velo), filme realizado por Compton Bennett y escrito en colaboración con su esposo. Fue la segunda mujer en obtener un Oscar al mejor guion después de Frances Marion, que lo había ganado dos veces, en 1930 y 1932.

Más Zinemaldia