El universo literario de Sarrionandia salta al cine

./
.

Doce directores adaptan poemas y relatos del escritor en el filme 'Gure oroitzapenak', que se proyectará en la sección Zinemira

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN.

Aunque los escritos de Joseba Sarrionandia (Iurreta, 1958) han alumbrado más de un centenar de canciones, incluido algún disco íntegramente dedicado a musicar sus poemas, el universo literario del autor apenas había registrado incursiones cinematográficas, más de allá del cortometraje 'Topeka' de Asier Altuna. A este 'vacío' audiovisual viene a poner remedio 'Gure oroitzapenak', el largometraje que reúne doce cortos realizados por otros tantos directores a partir de poemas y relatos de Sarrionandia. La película, que se proyectará en la sección Zinemira de Zabaltegi, llegará a las salas comerciales de las capitales vascas el próximo 19 de octubre.

Producida por Adabaki Ekoizpenak en colaboración con la editorial Elkar, Gastibeltza Filmak y la asociación Zenbat Gara, 'Gure oroitzapenak' ('Nuestros recuerdos') reúne los trabajos de nueve directores vascos -entre los que figuran Oskar Alegria, Mireia Gabilondo, Fermin Muguruza, Maider Oleaga, Josu Martínez o el propio Altuna- y tres extranjeros: el turco Ózcan Alper, el francés Eugène Green y el cubano Carlos Quintela. Itziar Leemans, Maialen Sarasua y Ane Muñoz completan la lista de cineastas implicados en el proyecto. Todos ellos realizan su personal acercamiento a la dilatada obra literaria del exmiembro de ETA, huido de la cárcel de Martutene en 1985 y 'reaparecido' en 2016 en La Habana tras un par de décadas en la clandestinidad. El autor de 'Ni ez naiz hemengoa' ha visto la película, según confirman desde la productora, «y le ha gustado. En cierto modo, claro, era un compromiso porque yo creo que en su mente estaba la idea de que esto iba a ser un homenaje y se ha encontrado con que no tiene nada que ver. El planteamiento inicial no era hacer un homenaje, sino realizar un trabajo artístico de interpretación de partes de su obra. En ese sentido, se ha quedado muy contento con el trabajo y nos consta que ha felicitado a los directores uno por uno», asegura Lutxo Egia, uno de los tres productores del filme.

Dos años de proyecto

De Cuba llegó precisamente la idea de acometer este trabajo. Fue a propuesta de quien fuera durante los años ochenta y principios de los noventa representante de grupos como Itoiz o Delirium Tremens y de músicos como Ruper Ordorika, Angel Azkarraga 'Matxitxa'. Residente en la actualidad también en Cuba y amigo personal de Sarrionandia, Azkarraga aprovechó hace dos años una visita al País Vasco para reunirse con varios directores de cine a los que expuso su idea. La propuesta fue bien acogida y ha sido precisamente esa implicación personal de los realizadores la que ha permitido cerrar la película con un presupuesto aproximado de 200.000 euros, «bajo para un largometraje», reconoce Egia.

El productor recalca que «la idea de partida» que anima el proyecto de Angel Azkarraga «en ningún momento fue hacer un homenaje a Sarrionandia, sino interpretar su universo literario en el cine». Un universo en el que hay temáticas «muy recurrentes: el mar, el puerto, la niñez, el desarraigo, el propio exilio, la guerra, el amor y las experiencias iniciáticas. Cuando hablamos de 'universo', nos referimos a la cantidad de temáticas que se repiten en sus cuentos, poemas y novelas», señala el productor de la cinta.

«La idea no era hacerle un homenaje, sino interpretar su universo creativo; y la película le ha gustado»

Hasta los créditos finales, no se indica a qué director corresponde cada corto, ni en qué textos se inspira

Y son ésos precisamente los temas abordados en buena parte de la docena de cortometrajes que conforman la cinta, ubicados en parajes y épocas muy diferentes. «Cada director ha trabajado de manera autónoma, aunque haya alguno que ha participado como 'script' en otros cortos. Dejando a un lado a los tres realizadores extranjeros, el resto ha tenido poca relación entre sí». Una apuesta arriesgada, ante el peligro de reiteración o de dispersión formal. «Lo es -admite Egia-, pero se acordó entre todos los directores hacerlo de esta forma porque es la que vieron más adecuada. En general, cada uno de los realizadores no ha querido saber nada de los proyectos de los demás y hemos sido los productores los que les hemos dicho cuáles eran las ideas con las que trabajaban el resto y de qué texto partían porque no queríamos que se repitieran temas. Eso lo hemos cuidado nosotros y creo que lo hemos conseguido, tanto desde el punto de vista temático como del estético».

También las adaptaciones de los textos de Sarrionandia han sido libres o incluso libérrimas. Así, el director turco Özcan Alper traslada el poema 'Sasoi makalak' al Kurdistán, Eugène Green lleva 'Preso egon denaren gogoa' a las calles de París, el cubano Carlos Quintela sitúa su historia en una galería de arte contemporáneo de La Habana o Josu Martínez se inventa un pueblo imaginario de Iparralde al que lleva dos poemas de Sarrionandia. «Al final, son interpretaciones muy libres de los textos de Joseba», apunta el productor. En algunos casos, el cortometraje mezcla varios textos, como en el de Maider Oleaga, basado en cuatro escritos. Los responsables del filme han tomado la decisión artística de que cada corto arranque sin presentación, de forma que el espectador no sabrá qué cineasta es el responsable de cada pieza hasta los créditos finales, en los que se indica quién ha dirigido cada corto y en qué textos de Sarrionandia se ha inspirado. En conjunto, los cortometrajes recogen los mundos literarios del autor, sus personajes y obsesiones y, en algunos casos, el punto de malicia que caracteriza su mirada.

Adaptación de poemas

Coincide Lutxo Egia en señalar que «el espectador va a reconocer el universo de Sarrionandia llevado al cine», aunque recalca también que los cineastas -algunos de los cuales están también presentes por partida doble en Zinemira ya que concursan con sus propios largometrajes- han tenido todas las facilidades para elegir qué poema o relato adaptaba». Una labor más sencilla en el caso de los relatos por razones obvias y más complicada en el de los poemas, que pueden carecer de ese carácter narrativo. «Cuando coges un poema, tienes que seleccionar determinados elementos para realizar el filme».

Al productor no se le escapan los aspectos extraliterarios que rodean la figura de Sarrionandia, pero prefiere hacer abstracción de estas circunstancias para centrarse en su condición de autor de una «obra ingente de una categoría literaria muy elevada. Es uno de los escritores fundamentales hoy en día en la literatura en euskera» y, suponemos, es lo que cuenta».

Desde la productora Adabaki Ekoizpenak, se muestran «muy contentos de estar en el Festival. Nos han adjudicado una sección que nos permitirá ofrecer cuatro pases del filme. Vendrán a Donostia los doce directores y vamos a aprovechar los días del Zinemaldia para dar a conocer la película porque el 10 octubre se estrena en los cines de Iparralda y el 19 en los de las capitales de Hegoalde. Queremos aprovechar el tirón para dar a conocer la película. Sabemos que en el Zinemaldia, sobre todo este año con más producciones vascas que nunca, es complicado tener visibilidad, pero tenemos que intentarlo», concluye Lutxo Egia.

 

Fotos

Vídeos