Rebordinos avanza que este año habrá «sorpresas» en invitados y películas

Rebordinos y Ruth Pérez de Anucita, en la presentación./J.M. LÓPEZ
Rebordinos y Ruth Pérez de Anucita, en la presentación. / J.M. LÓPEZ

El director admite que «no habrá tantas estrellas como la pasada edición, que fue histórica, pero el público se va a divertir con muchas presencias»

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

Insiste José Luis Rebordinos en que este año «el público va a disfrutar, y mucho, con el Festival». Será una edición «con sorpresas, tanto en películas como en invitados», en la que el Zinemaldia compaginará su componente cinematográfico y de entretenimiento «con el compromiso con problemas de la sociedad de nuestro tiempo, como la defensa de los derechos humanos o la preservación del medio ambiente».

El director del Festival y la responsable de comunicación del certamen, Ruth Pérez de Anucita, presentaron ayer oficialmente la 67 edición en el hotel María Cristina ante un amplio grupo de representantes institucionales, entre los que se encontraban el alcalde donostiarra, Eneko Goia, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, componentes del consejo de administración de la muestra donostiarra, así como agentes del mundo de la cultura y patrocinadores.

Un «espacio libre»

«El festival siempre se ha comprometido con los derechos humanos y el medio ambiente»

El Zinemaldia recuperará este año «una de sus viejas tradiciones perdidas», la proyección de una película sorpresa el último día, según anunció Rebordinos. Pero también advierte que habrá más sorpresas, tanto en la programación como en visitas aún no anunciadas. «Queremos divertirnos», dice. Reconoce que sobre el papel no hay tanto 'glamour' como el año pasado, «que fue el de más estrellas en mi tiempo como director», pero confía en que «el desfile de artistas será bueno».

El responsable del certamen apuntó que «un festival de cine tiene que ser un espacio libre y abierto para la discusión de ideas, pero también de denuncia de las injusticias que se producen en nuestra sociedad». Por ello «el Zinemaldia toma partido en temas fundamentales como los Derechos Humanos o el medio ambiente».

«El Festival es de todos y por ello no toma nunca partido por una opción política, pero esto no quiere decir que permanezca ajeno a los retos del tiempo que nos toca vivir», añadió Rebordinos . «Un certamen cinematográfico es también un espacio para la denuncia de las injusticias» y por eso, explicó, se han incluido en la programación títulos como 'Santuario', sobre el Antártico, producido por Javier Bardem, y 'La ola verde', que narra la lucha por la legalización del aborto en Argentina y que será presentado fuera de concurso en la sección Horizontes.

«Nuestra implicación en la defensa del aborto en Argentina tendrá allí mucha repercusión»

El 'Donostia' de un activista

«Preservar el planeta para las generaciones venideras nos concierne a todos», dijo el director, «así como el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad y abortar si así lo desean en una sanidad de calidad». Argentina vive un intenso debate sobre la ley del aborto, que volverá en los próximos meses al Parlamento, «y las actrices y cineastas de aquel país se han significado en la lucha por sus derechos. En los medios argentinos el Zinemaldia encuentra un amplio eco y queremos apoyar desde San Sebastián», dice el responsable del Festival.

Rebordinos destaca en la misma línea «el premio Donostia a Costa-Gavras, director siempre comprometido en los derechos humanos». El responsable del Zinemaldia se muestra también orgulloso de los otros dos premios Donostia de la 67 edición, Penélope Cruz y Donald Sutherland.