El Velódromo, el reino de los niños

El Velódromo, el reino de los niños

Los escolares guipuzcoanos disfrutan en el Antonio Elorza de la película de animación 'Tximinoen erresuma', un filme sobre la evolución presentado por científicos del DIPC. «Qué gracia, ya decía yo que los monos comían plátanos como nosotros...», comenta divertida una niña

Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIAS

Entre los cientos de escolares que durante el Zinemaldia aguardan fila para entrar en el Velódromo hay quienes quieren ser «futbolistas», «médicos», «astronautas», «pintores» y hasta una «diseñadora de moda y chucherías», pero ninguno que diga en voz alta: yo quiero ser científico. Muchos ni siquiera tienen claro qué es eso de la ciencia. «Creo que son inventos», se aventura uno. «Es cuando explotan cosas», comenta otro. Los demás se encogen de hombros. Resulta curioso porque San Sebastián es la ciudad de la gastronomía y el cine, sí, pero también de la ciencia, aunque no sea tan popular entre los más pequeños. Probablemente ayudará a ponerle remedio el convenio de colaboración que han suscrito este año el Zinemaldia y el Donostia International Phyisics Center (DIPC) y cuyo fruto es la proyección de la película 'Tximinoen erresuma' ('El reino de los monos'), dirigida a los alumnos de los centros escolares de Gipuzkoa. Un filme de animación que introducen científicas y científicos del DIPC para contextualizar la ficción y «transmitir una imagen positiva de la ciencia y sus aportaciones».

La actividad se desarrolla todos los días de festival que caen entre semana y en horario matutino. Este jueves ha sido uno de ellos. Entre los 2.201 niños reunidos en corrillos a las puertas del Velódromo no todos tenían claro qué les esperaba dentro de la sala. «¿Qué película voy a ver? no lo sé...», reconocía Edurne Bermúdez, de la Herri Eskola de Lezo, al borde de las diez de la mañana. «Estoy muy nerviosa porque me hace ilusión venir con mis compañeros de la 'gela' al cine». Ha tenido suerte porque, cuando se le pregunta qué le gustaría ver en pantalla, no duda: «Algo de animales».

- ¿Y si son monos que ayudan a explicar la evolución de la Humanidad?

- ¡Eso me interesaría mucho! Qué gracia -se ríe- ya decía yo que comían los plátanos como nosotros...

«Me hace ilusión venir con mis compañeros de la 'gela' al cine»

«Me hace ilusión venir con mis compañeros de la 'gela' al cine» EDURNE BERMÚDEZ

Desde que el pasado viernes arrancó el 67 Zinemaldia han pasado por el Antonio Elorza miles de chavales. En 2018 alrededor de 13.300 estudiantes de 79 colegios asistieron a la media docena de sesiones del Velódromo y, este año, la cifra no se prevé menor. Solo este jueves además de alumnos de la Lezo Herri Eskola se han dado cita escolares de Ekintza Ikastola, La Salle, Karmego Ama, Zerain, San Luis... y así hasta quince centro escolares distintos. Más todos los que han pasado ya. Nahia Cuenca fue una de las primeras en ver el largometraje animado. Alumna del colegio Sagrado Corazón Telleri Alde de Errenteria, le correspondió turno durante la jornada inaugural. «Pues no me gustó mucho. La 'peli', bueno, pero a los de mi clase nos tocó la barandilla y no veíamos bien», recuerda. No obstante, asegura que prefiere «ir al cine, aunque haya barandilla, que estar haciendo deberes» en el aula. A sus ocho años sus sueños no tienen nada que ver con la investigación, ni con las películas. «Yo lo que quiero es fabricar chucherías», explica. «Bueno, o ser diseñadora de moda».

«Nos tocó la barandilla y no veíamos bien, pero prefiero ir al cine con barandilla que estar haciendo deberes»

«Nos tocó la barandilla y no veíamos bien, pero prefiero ir al cine con barandilla que estar haciendo deberes» Nahia cuenca

Tras el parón del fin de semana, el pasado lunes se retomó la actividad y los alumnos de Elizalde Herri Eskola de Oiartzun ocuparon buena parte de las butacas. Entre ellos se encontraba Zuhaitz Núñez, contento porque estaban «al lado de Anoeta» y él es «de la Real, claro». Ya había estado en el Velódromo en anteriores ediciones del Zinemaldia, pero el largometraje de animación de este año le ha encantado. «No entendí todo lo que nos decían antes, pero la película me gustó mucho, mucho, mucho y me lo pasé muy bien», dice. Tanto, que aboga por disfrutar de «más excursiones al cine».

«La película me gustó mucho, mucho, mucho. Me lo pasé muy bien»

«La película me gustó mucho, mucho, mucho. Me lo pasé muy bien» Zuhaitz núñez

La ficción, dirigida por el francés Jamel Debbouze, es una aventura cómica que pivota entre lo humano y lo animal. Está narrada desde el punto de vista de Edouard, un simio diferente al resto -más pequeño y mucho menos peludo- que gracias a su ingenio y sus rarezas se presentará como el primer eslabón en la evolución de la especie.

El filme está realizado «mediante un deslumbrante uso del 'motion capture' (captura de movimiento)», según destaca el Zinemaldia.

Fotograma de la película 'Tximinoen erresuma'
Fotograma de la película 'Tximinoen erresuma'