Concha de Oro para la aplaudida 'Entre dos aguas', de Isaki Lacuesta

Concha de Oro para la aplaudida 'Entre dos aguas', de Isaki Lacuesta
EFE

El Zinemaldia 2018 cerró el telón con la lectura del palmarés y la proyección de 'Bad Times at the El Royal', la película que trajo a Chris Hemsworth a la clausura

AINHOA IGLESIAS y BEATRIZ CAMPUZANO

La película 'Entre dos aguas' de Isaki Lacuesta es la ganadora de la Concha de Oro del 66 Festival de Cine de San Sebastián. Un galardón muy aplaudido que según quiso destacar el presidente del del jurado, Alexander Payne, «se otorga con total unanimidad» de todos los miembros. Es la segunda vez que el director catalán de origen vasco logra hacerse con el premio grande del Zinemaldia. Pero si con 'Los pasos dobles' (2011) la suya fue una victoria agridulce -no todo el mundo comprendió el reconocimiento y fue abucheado-, en esta ocasión Lacuestarecogió la Concha de Oro entre vítores.

Muy emocionado, el cineasta quiso dejar claro que un director «no es nadie sin su equipo». Así, invitó a subir al escenario a la gran «familia» en que se creó durante el rodaje del filme.

En un encuento posterior con la prensa, Lacuesta subrayó que 'Entre dos aguas' es «una película hecha desde el amor y el cariño». Además reveló que Alexander Payne ha catalogado su película como «obra maestra».

Preguntado sobre si los protagonistas del filme, Isra y Cheíto, habían logrado parar de llorar -sobre el escenario ambos rompieron en llanto-, Isaki Lacuesta señaló que, cuando se enteraron de que 'Entre dos aguas' iba a recibir la Concha de Oro, todo el equipo se convirtió en una «macedonia de lágrimas».

Entre dos aguas

Isra y Cheíto son dos hermanos gitanos: Isra fue sentenciado a prisión por tráfico de drogas y Cheíto se alistó en la Infantería de la Marina. Cuando Isra sale de prisión y Cheíto vuelve de una larga misión, regresan a la isla de San Fernando. El reencuentro entre ambos hermanos trae consigo los recuerdos de la violenta muerte de su padre cuando apenas eran unos niños. Doce años han pasado desde La leyenda del tiempo, la película de Lacuesta cuando Isra y Cheíto eran adolescentes. Ahora Isra regresa a San Fernando para recuperar a su esposa e hijas. ¿Pero cómo logrará salir adelante en el lugar con la tasa de desempleo más alta de España? Su búsqueda de redención, su necesidad de ordenar sus vidas y reconciliarse entre sí une a Isra y Cheíto una vez más.

El jurado compuesto por Bet Rourich, Agnes Johansen, Nahuel Perez Biscayart, Constantin Popescu y Rossy de Palma, con Payne a la cabeza, quiso destacar también la película 'Alpha, the right to kill', de Brillante Mendoza, otorgándole el Premio Especial del Jurado. El largometraje, cuyo trasfondo plasma el tráfico de drogas en Manila, ha merecido el reconocimiento por «su uso de un lenguaje policial cinematográfico» y por «retratar un abismo profundo y usar un urgente punto de vista político».

El productor de 'Alpha, the right to kill', Carlo Valenzona, recoge el premio en nombre del director del largometraje, Brillante Mendoza.
El productor de 'Alpha, the right to kill', Carlo Valenzona, recoge el premio en nombre del director del largometraje, Brillante Mendoza.

A pesar de no haber logrado el máximo galardón del Zinemaldia, la película 'Rojo' fue una de las vencederas de la noche con un premio técnico (a la Mejor Fotografía para Pedro Sotero) y dos Conchas de Plata: una para Benjamin Naishtat como Mejor Director y otra para Dario Grandinetti como Mejor Actor.

'Rojo' es un largometraje ambientado en los años 70, en la Argentina burguesa que vivía los años previos al golpe militar que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón. La película indaga en el clima de complicidad social previo a la dictadura militar y en cómo los seres humanos pueden llegar a convertirse en monstruos.

Por su parte, Pia Tjelta se hizo con la Concha de Plata a Mejor Actriz por su trabajo en 'Blind spot' ('Ángulo muerto'), el descarnado relato rodado en un solo plano secuencia que transmite, minuto a minuto y en tiempo real, la angustia de una familia que asiste impotente al suicidio de su hija adolescente.

Por último, el premio al Mejor Guión fue concedido ex aequo a Paul Laverty por 'Yuli' y a Louis Garrel y Jean-Claude Carrière por la película 'L'Homme Fidèle' ('A faithful man').

Gala de clausura del Zinemaldia 2018

 

Fotos

Vídeos