Bradly Cooper saluda a los fans al llegar al Kursaal