'Baby', un drama sobre niños abandonados en China

Los actores posan en una de las terrazas del Kursaal/efe
Los actores posan en una de las terrazas del Kursaal / efe

Liu Jie ha explicado que decidió tratar este asunto para intentar entender «un fenómeno» que lleva a que cada año sean abandonados 100.000 niños en este país por esas razones

EFE

El director chino Liu Jie ha presentado este jueves en San Sebastián 'Baby', un filme que aborda el drama de los niños que son abandonados en su país por nacer con enfermedades o defectos físicos y sobre cuya vida los padres también tienen capacidad de decidir.

Liu Jie ha explicado en rueda de prensa tras la proyección de la película, que compite por la Concha de Oro del certamen donostiarra, que decidió tratar este asunto para intentar entender «un fenómeno» que lleva a que cada año sean abandonados 100.000 niños en este país por esas razones.

Para ello, ha creado el personaje de Jiang Meng, una joven a la que sus padres apartaron de su lado tras nacer con una enfermedad congénita y que ahora, con 18 años, convierte en una auténtica misión salvar a una bebé que ha nacido con el mismo problema y a la que su progenitor quiere dejar morir.

El realizador chino ha asegurado que llevaba muchos años pensando en los motivos de estos abandonos a raíz del caso de un amigo al que, después de nacer su hijo enfermo, el médico dio tres días para decidir si quería salvarlo, opción por la que se inclinó finalmente.

Ha dicho que, una vez acabado el largometraje, piensa que éste es un asunto «muy complicado», que «no es responsabilidad de una persona simplemente» y sobre el que «no es fácil llegar a una conclusión». «Ahora muchos padres tienen derecho a decidir la muerte de un niño gravemente enfermo porque puede ser un desastre para la familia. Por eso, el motivo de hacer la película es mostrar también esta realidad para que todo el mundo reflexione si está bien o no«, ha precisado.

El gobierno chino ha resuelto en parte la situación con la acogida de los niños en familias que a cambio reciben dinero, ya que la adopción es muy difícil porque la tradición china establece que los padres cuidan a los hijos para que éstos los cuiden luego a ellos, algo que se complica si los pequeños son discapacitados, ha manifestado.

Para afrontar este proyecto se sirvió únicamente de un borrador de cinco páginas, pues desde hace dos años prefiere no preparar «un guion completo» porque tiene la sensación que los diálogos son frases dichas por él y no por los personajes.

Sus protagonistas, Yang Mi, actriz y cantante famosa en su país, y Guo Jingfei, actor procedente del teatro, tuvieron que trabajar sobre una historia que se iba construyendo día a día y para la que el director filmó «siete u ocho finales». Guo Jingfei ha comentado que, de hecho, cuando le llamaron para interpretar al padre de la bebé y pregunto de qué trataba la película la respuesta fue: «lo que tienes que hacer es no dormir (para mostrar un rostro cansado)».

Cada día, el director les indicaba lo que debían rodar en las horas siguientes, ha explicado Yang Mi, que tras las «dificultades» para terminar la película, labor que les ha llevado un año, se ha mostrado muy satisfecha con los aplausos recogidos en San Sebastián. «No estamos todos aquí, pero el equipo se va a sentir muy contento», ha afirmado la actriz.