Aurora Beltrán: «Volver a tocar con Tahúres Zurdos me está recargando las pilas»

Aurora Beltrán volverá a cantar con su banda el 17 de agosto en la sala Zentral de Pamplona./EDUARDO BUXENS
Aurora Beltrán volverá a cantar con su banda el 17 de agosto en la sala Zentral de Pamplona. / EDUARDO BUXENS

El cuarteto navarro regresa para un concierto benéfico el 17 de agosto y se plantea continuar. Después de quince años, «ver que ninguno ha cambiado es un puntazo»

JOSU OLARTESAN SEBASTIÁN.

«La vida te va dictando las cosas y ahora toca esta reunión por la que tanto me preguntaban», dice Aurora Beltrán (Pamplona 1964). Tahúres Zurdos volverá a reunirse quince años después para ofrecer un único concierto en favor de la investigación del Síndrome de Dravet, una extraña forma de epilepsia infantil que provoca convulsiones que pueden llegar a ocasionar la muerte.

El regreso solidario del cuarteto que completan Lolo Beltrán (guitarra) Juanma Ugarte (bajo) y Javier Lizarazu 'Puntxes' (batería) no estaba en el guión. «Coincide que Luis El Punki, nuestro mánager de toda la vida, ha decidido por fin casarse con su mujer de siempre y nos pidió como regalo que tocáramos en su boda. Y como es vecino de Adriana, una niña con Dravet, pensamos que estaría bien que la ocasión tuviera otra repercusión positiva», en referencia a una reunión que se escenificará el 17 de agosto en la sala Zentral de Pamplona. De teloneros oficiarán Leña al mono, grupo de tributo a Leño en el que Puntxes ejerce también de baterista. Con entradas ya a la venta por 12 euros, la recaudación se destinará a la Fundación Síndrome de Dravet, que impulsa la investigación de esta enfermedad rara que se estima que afecta a 1 de cada 16.000 nacimientos.

El concierto prolonga la relación de la cantante y compositora Aurora Beltrán (Pamplona 1964) con esta fundación, que agrupa a más de 200 familias afectadas. En 2014 ofreció otro concierto benéfico junto a Kutxi Romero (Marea) y el ex Barricada Boni en la Casa de Cultura de Noáin que fue editado en CD y DVD. «Todo el apoyo que se dé a la investigación de una enfermedad rara para la que aún no existe un remedio efectivo es poco», comenta Aurora, que, como Javier 'Boni' Hernández (que perdió la voz tras ser operado de un cáncer de laringe) también ha visto muy mermada su salud los últimos años. Desde 2003 sufría una enfermedad renal que le obligó a entrar en diálisis en vísperas de presentar en el Teatro Gayarre de Pamplona su tercer álbum en solitario, 'Usiana' (17).

LA CLAVEREENCUENTRO «Me hace mucha ilusión juntarnos otra vez y ver que mantenemos nuestro propio lenguaje»

«Fui debilitándome a medida que perdía las funciones renales», recuerda. «Dos días antes de la presentación estaba bajo mínimos, pero no suspendí. Tuve que aprender a funcionar estando nueve horas conectada a una máquina, como en 'Matrix'. Una pesadilla por la que llegué a dejar de componer», evoca una Aurora revitalizada tras recibir hace casi un año un trasplante de riñón. «Me ha cambiado la vida, sobre todo tras la incompatibilidad con mis dos hermanos que intentaron la donación en vida. En marzo empecé a tocar de nuevo y poco a poco he ido haciendo más cosas. Volver a tocar con Tahúres me está recargando las pilas».

Tras su inminente renacimiento solidario, el cuarteto navarro no descarta prolongar su regreso dando continuidad a una carrera a lomos de un rock urbano con sensibilidad femenina. Fue en 1987 cuando, tras poner fin a su primer grupo de chicas Belladona, Aurora formó la banda con la complicidad de su hermano guitarrista Manuel 'Lolo' Beltrán. Dos primeros discos para la independiente Ohiuka propiciaron un contrato con Emi que les dio a conocer más allá de ámbito vasco con 'Nieve Negra' (91). Tras cuatro entregas multinacionales más, acabaron separándose en 2004 después de grabar el recopilatorio '17 años'.

«En principio nos hemos juntado para esta historia benéfica, pero estamos abiertos a seguir si se dan las condiciones. Nos tiramos mucho tiempo juntos y después de 15 años seguimos teniendo una gran relación. Nunca hubo movidas entre nosotros y la prueba es que volvemos los mismos. Seguiríamos si surgiera algún tipo de expectativa entre quienes manejan el cotarro, porque esto no depende solo de nosotros», revela la líder de la banda. Esta semana han comenzado a refrescar en el local de ensayo un repertorio «de más de cien canciones en el que nunca ha habido material de relleno».

Superados los problemas renales que inspiraron en 2012 su canción 'Invicta' (Debilitada quizás, pero jamás vencida, decía su letra...) Aurora reconoce la carga de emotividad que conlleva su retorno con Tahúres. «Me hace mucha ilusión juntarnos otra vez y ver que mantenemos nuestro propio lenguaje y complicidades. Es como si no hubiera pasado el tiempo. Hemos cumplido años, pero ver que ninguno ha cambiado es un puntazo», reflexiona la cantante.