Los usuarios del Koldo Mitxelena piden que se mantenga su «cálido» ambiente

Rueda de prensa en la que han participado también el diputado de Cultura, Denis Itxaso, la directora del departamento, Maria Jose Telleria, y el responsable del Koldo Mitxelena, Patxi Presa./Lusa
Rueda de prensa en la que han participado también el diputado de Cultura, Denis Itxaso, la directora del departamento, Maria Jose Telleria, y el responsable del Koldo Mitxelena, Patxi Presa. / Lusa

Más de 2.000 guipuzcoanos han participado en una consulta sobre los futuros usos del centro, cuyas conclusiones se tendrán en cuenta en el proyecto definitivo para renovar este espacio

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNA

El centro Koldo Mitxelena es la segunda institución cultural más conocido del territorio, solo por detrás del Museo San Telmo. Se estima que 135.000 guipuzcoanos conocen la marca Koldo Mitxelena, sobre todo los mayores de 50 años y los residentes en la capital y su entorno. Por eso, uno de los objetivos del reformado centro será «reforzar la conexión con los jóvenes y con el territorio más allá de San Sebastián», señaló este lunes el diputado de Cultura, Denis Itxaso, durante la presentación de las conclusiones del proceso de consulta y participación encargado por el ente foral sobre la renovación de esta infraestructura cultural.

De los datos aportados se desprende que el 71% de los usuarios del centro acude con asiduidad a la biblioteca, y existe una percepción muy asentada de que éste es el núcleo diferencial del edificio, «y lo seguirá siendo», recalcó Itxaso. Entre las propuestas planteadas por los asiduos del centro figuran la ampliación y mejora de los espacios actuales y que se ganen nuevas zonas para el lector. Los encuestados también solicitan la modernización de las instalaciones, así como la incorporación de nuevas tecnologías, con mejores ordenadores y redes más rápidas, que lo conviertan en un centro de «cultura digital».

El proyecto contempla una planta baja «más social» y nuevas zonas para la lectura

El 38% de los usuarios se muestra a favor de la reforma mientras el 36% lo rechaza

Otras demandas recogidas en el estudio sobre el futuro centro Koldo Mitxelena son el incremento de los servicios y la versatilidad de los mismos para conectar con nuevos públicos, así como un servicio específico para el público infantil, un salón de actos dotado de los equipamientos necesarios para ofrecer un servicio más polivalente, nuevas salas que permitan el trabajo en equipo, y dar mayor visibilidad a los espacios expositivos y a las actividades que se programan en el edificio. Itxaso aseguró que estas reflexiones se tendrán en cuenta en el proyecto final, que buscará abrir el centro «al conjunto de públicos». El diputado de Cultura adelantó que se está trabajando en la posibilidad de que la planta de calle sea «más social», y a medida que se vaya subiendo el edificio vaya ganando en silencio e intimidad.

Temor ante los cambios

Con un presupuesto de nueve millones de euros, el proyecto para la reforma del Koldo Mitxelena está en fase de redacción y se espera que el concurso para adjudicar las obras salga en primavera -los trabajos comenzarían en otoño-. Preguntados sobre su posición al respecto, el 65% de la población guipuzcoana se muestra «muy o bastante a favorable».

Un recorrido por distintas bibliotecas de todo el mundo

El proceso de consulta y participación en torno a la renovación del Koldo Mitxelena culminará con la exposición 'Todas las Bibliotecas del Mañana' que se inaugurará en el propio centro el próximo 13 de febrero. La muestra abordará distintos modelos de bibliotecas y centros culturales del mundo, que los gestores forales visitaron en primavera para conocer sus experiencias en materia bibliotecaria, entre ellos la de Birmingham, la de Aby Warburg (Londres), la de Helsinki o Dokk1 en Aarhus (Dinamarca). Hasta el 1 de junio, los visitantes podrán realizar un 'recorrido' a través de estos centros para conocer sus características y las tendencias actuales, así como visionar el proyecto del futuro Koldo Mitxelena. La exposición se completará con un ciclo de conferencias y mesas de diálogo en la que participarán profesionales del sector -entre ellos los responsables de las mencionadas bibliotecas- que abordarán cuestiones como nuestra forma de relacionarnos con la cultura. Asimismo, se incluirán distintos mecanismos para recoger las opiniones y sugerencias que quieran aportar los visitantes y usuarios del centro.

Sin embargo, entre los usuarios hay disparidad de opiniones: un 38% es partidario, un 36% contrario y un 25% se declara neutral. Entre los que no apoyan la reforma, la mayoría son usuarios de más de 65 años, que temen perder el «intangible del ambiente» y no quieren que se convierta en una biblioteca «moderna, minimalista y fría», explicó Aitor Vallejo, sociólogo de Quor, empresa encargada de realizar el estudio. «De las respuestas obtenidas se desprende una relación emocional hacia el Koldo Mitxelena».

Unos 2.000 ciudadanos -entre ellos 449 usuarios del KM- han participado en el estudio, que también ha incluido aportaciones de expertos en el ámbito de la cultura.

 

Fotos

Vídeos