«El único problema político real es el del reparto de la riqueza»

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO SAN SEBASTIÁN.

El nombre de Juan José Millás figuraba en el manifiesto de apoyo a Recortes Cero, una plataforma que, en opinión del escritor, sitúa el debate político en la principal cuestión que deberá resolverse en el futuro: el reparto de la riqueza.

- ¿Exite el riesgo de que nos vendan una realidad plena de sentido, en la que todo cuadra y, por lo tanto, falsa?

- Ojalá...

- Algún partido lo está haciendo.

- Al contrario: lo que nos venden es un mundo completamente desarticulado. Una parte de lo que da sentido a la vida, no todo, viene del orden social, el trabajo, las relaciones con el mundo que te rodea. La política tiene mucha responsabilidad en que la gente encuentre sentido a su vida y vivimos en sociedades desarticuladas, en las que se ha roto el vínculo entre los políticos y sus representados. La gente siente que no les representan porque se sienta a ver un debate y no hablan de nada de lo que le interesa. Por eso, si aparece un discurso como el de Vox desprovisto de pensamiento y donde sólo hay pasión se apunta porque se convierte en un proveedor de sentido. Del mismo modo que en las sociedades en las que no se ha producido la separación entre religión y estado, la primera es un proveedor de sentido de tal calibre que tú te puedes convertir en una persona-bomba e inmolarte en función de eso. Y los nacionalismos exacerbados también son proveedores de sentido en un mundo en el que la gente joven sabe que el futuro ha desaparecido, ya no existe. Y el futuro es una dimensión fundamental del ser humano. Es un mecanismo de una simpleza tal que parece mentira que no seamos conscientes. Así apareció Hitler.

- Usted ha apoyado la plataforma Recortes Cero, no sé si de forma simbólica, si es lo que va a votar o pretende ser un toque de atención a la sociedad.

- Es un toque de atención por una razón: lo que me gustó de esta plataforma es que lo primero que hablaba era del reparto de la riqueza y estoy convencido de que el único problema político de fondo real es ése. Es evidente que no va a haber trabajo para todos y el paro alto se ha convertido en algo estructural, y además, gran parte de la gente que trabaja es pobre. El único punto realmente importante de la política es cómo vamos a repartir la riqueza. No va a haber trabajo para todos, pero hay riqueza para todos, lo que hay que hacer es repartirla. Hay que meterse en la cabeza que una persona por el mero hecho de nacer tiene derecho a llevar una vida digna, es decir, donde tenga garantizada la vivienda y la comida. Yo no digo que haya que quitarle el yate a Amancio Ortega, pero lo que no puede ser en un mundo global es que el 10% de la población detente el 90% de la riqueza. Esto no es ideología política, es sentido común.