Trump vs. Ray Donovan

Boquerini .
BOQUERINI .

Un programa a base de 'sketches' humorísticos, un presentador famoso y algún músico invitado. Podría ser la fórmula de cualquier 'late night' al uso, pero quien realmente inventó el formato fue el mítico 'Saturday Night Live' de la NBC norteamericana. Llevan desde 1975 y con una vitalidad envidiable. Como explica su sencillo nombre, 'sábado noche en directo'. En España se puede ver a través de Movistar + y en las redes sociales, y acaba de empezar temporada. Gran parte de los actores cómicos de los últimos años han surgido de allí: Eddie Murphy, Steve Martin, Mike Miers, Tina Fey, Bill Murray, Billy Crystal, Ben Stiller, Chris Rock o Will Ferrer, entre otros. Una cantera impresionante.

Y en este inicio de temporada han empezado a lo grande, con Donald Trump. Por supuesto, pensar en el presidente americano y en el 'Saturday Nigh Live' nos lleva inmediatamente a Alec Baldwin, el actor que lleva tiempo caricaturizando a Trump. Por supuesto a un Trump egocéntrico, con pocas luces y generalmente bastante ridículo. Desde que Chaplin inventó aquello de que un pobre vagabundo podía dar una patada en el culo a un agente de la ley y dejar en ridículo a una legión de policías, este es el único recurso que les queda a los débiles ante el abuso de poder. La burla y la parodia. Baldwin lo sabe bien y ha logrado crear un Trump inepto hasta el límite, lo que tampoco está tan alejado de la realidad.

En este primer programa de la nueva temporada, la 45, un Donald Trump interpretado por Baldwin, muy angustiado ante su posible proceso de 'impeachment', pide ayuda. Él, que se pasa el día ante la tele, llama a Ray Donovan, el personaje de la serie del mismo nombre que soluciona problemas. Pero Trump, incapaz de distinguir entre realidad y ficción, a quien llama es al actor Liev Schreiber, que en la serie interpreta a Ray Donovan pero que en el 'sketch' de 'Saturday Nigh Live' se interpreta a sí mismo. Se produce un diálogo de besugos en donde Trump intenta pedir consejo a Donovan sobre lo que debe hacer ante su situación, pero quien le contesta es un Schreiber que intenta explicar al ocupante de la Casa Blanca que él solo es un actor interpretando un personaje de ficción, cosa que Trump no es capaz de entender.