Antoni Daimiel: «Trabajar por la noche se lleva mal»

El periodista dice que ya tiene sus trucos para paliar los efectos de trasnochar. / TVE
El periodista dice que ya tiene sus trucos para paliar los efectos de trasnochar. / TVE

Sigue una temporada más retransmitiendo la NBA en Movistar, donde ya lleva más de 20 años. «Si tuviera un trabajo medio normal, vería pocos partidos en directo», dice

JULIÁN ALÍA

Con las ojeras como complemento inseparable, Antoni Daimiel (Ciudad Real, 48 años) se apunta su vigesimosegundo año cubriendo la NBA en España. Ahora refugiado en las retransmisiones de los fines de semana en Movistar, el periodista confiesa que, «si tuviera un trabajo medio normal, vería poco en directo», aunque «para las finales o algún partido de 'playoffs' sí haría el sacrificio».

- ¿Cómo lleva lo de trabajar tantos años por la noche?

- Te viene mejor ver el partido si no es tu trabajo. Cuando eres aficionado, quieres ver el máximo número de choques, pero si no puedes ver uno, no pasa nada. Cuando estás trabajando es una obligación y una responsabilidad laboral. En teoría, sabes que tantos días por semana o tal día tienes que estar no solo trabajando, sino mentalmente apto y despierto. Se lleva mal, como todo el mundo que sabe lo que es trabajar en turnos largos de madrugada. Quien no lo ha hecho se hace una idea pero no sabe lo que es. Se lleva mal, pero mi experiencia me ayuda a sobrellevarlo. Por un lado, la experiencia es mala, porque es un acumulado de muchos años de un régimen biológico que te incomoda e imposibilita muchas cosas. Pero, por otro, ya tengo mis trucos para paliar en la medida de lo posible esos efectos.

- ¿Otro año para los Warriors?

- Favoritos son, pero digamos que la NBA siempre ofrece matices. No hay que olvidar que Houston les forzó a siete partidos y que ha desarrollado unos cambios que a lo mejor a mucha gente no le gustan, pero que están por testar. En un equipo ganador con tanta exigencia competitiva pueden pasar muchas cosas, y cualquier mínimo detalle puede quebrar el equilibrio. Y una lesión también.

- ¿Dónde sitúa las aspiraciones de los Lakers?

- El equipo lleva año y medio ofreciendo brotes verdes de progreso con jugadores jóvenes. Ahora de repente llega LeBron, que es el mejor para auspiciar una reconstrucción y formar un equipo competitivo. Yo, a priori, creo que es un equipo que se va a exigir meterse en 'playoffs', cosa que no es poco en la Conferencia Oeste. Una vez ahí, hay varias opciones. Una es ver durante la temporada cómo progresan algunos jóvenes, Brandon Ingram sobre todo, que podría estar a un paso de convertirse en un jugador principal de la liga, y otra posibilidad que no hay que descartar es que antes de febrero haya un traspaso que hiciera que un jugador muy importante se sumase a lo que tiene ya Lakers. Entonces habría que empezarles a tener más en cuenta.

Una apuesta «ideal»

- ¿Qué le ha parecido el destino de Luka Doncic?

- Entre los posibles, el mejor. Por varias cuestiones, deportivas y no tan deportivas. Dallas Mavericks, desde que Mark Cuban es propietario, cuida bastante al jugador y le hace sentirse bien. Rick Carlisle es un entrenador muy táctico, que entiende muy bien el juego y le preocupa que su equipo juegue correctamente. Nowitzki puede ser un gran anfitrión, un jugador que sabe lo que es ser europeo y llegar a la NBA. Y luego, por resto de plantilla, por ser un tres que en ataque necesita ejercer de 'playmaker, y que tiene a su lado a jugadores como Dennis Smith Jr. o Barea. Creo que la apuesta de Dallas por Doncic es ideal.

- ¿Aparte de él, algún otro 'rookie' despierta su interés?

- Tengo curiosidad por el caso de Trae Young. Imagino que le van a dar todos los balones en Atlanta. Si está bien a nivel personal, no acusa el cambio de competición y se muestra ambicioso, puede ser un impacto. Es un jugador muy llamativo: pequeñito, anotador...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos