Adiós a 'Pasapalabra'

Adiós a 'Pasapalabra'

Telecinco acató la decisión del Tribunal Supremo, que reconoce a la británica ITV los derechos del concurso, y emitió este martes el último programa

JULIÁN ALÍAMadrid

'Pasapalabra' vivió este martes su último programa en Telecinco, salvo que se alcance «previamente a un acuerdo» con la cadena británica IPTV, según comunicó ayer Mediaset España vía Twitter. La situación llega después de que el Tribunal Supremo rechazase el recurso de casación interpuesto por el grupo, o lo que es lo mismo, dictase el fin de los días para el mítico concurso televisivo que presenta Christian Gálvez desde 2007.

Según la sentencia, que fue notificada este martes, el Supremo ratificó el fallo del Juzgado de lo Mercantil de febrero de 2014, que condenaba al grupo de comunicación a «cesar inmediatamente, quedando además prohibida de reanudar en el futuro la emisión, edición, producción, reproducción, comunicación pública, distribución, transformación y cualquier otra forma de explotación, por sí o a través de terceros, del programa 'Pasapalabra'».

Este martes, Mediaset España publicó que iba a esperar «a recibir la sentencia» y después, poco antes de las 20:05 horas, a la que da comienzo el formato, el propio grupo anunció, tras recibir esa misma tarde «la sentencia del Tribunal Supremo sobre 'Pasapalabra', Mediaset», «su respeto por dicha decisión y su propósito de acatarla de forma inmediata». De esta manera, y tras confirmar que sería la última emisión, salvo la llegada de un nuevo acuerdo, el canal se ha visto obligado a modificar su parrilla.

Un éxito de audiencia

Se trata de un hueco difícil de llenar, ya que es uno de los buques insignias de la cadena, que ha superado en todas las emisiones del pasado mes de septiembre la barrera del 17% de cuota de pantalla y el millón y medio de espectadores de media.

Así ha concluido casi una década de disputas entre el grupo de Paolo Vassile y la cadena británica ITV a cuenta de los derechos del concurso, que comenzó a emitirse en el 2000 en Antena 3, y que en 2007 se mudó a Telecinco. Como ya informó este periódico, fue en el año 2009 cuando Mediaset entabló conversaciones directamente con ITV para hacerse con el formato por tres años y 5,4 millones de euros. Pero poco después, en 2010, la compañía española estimó que la británica no era la propietaria de algunas de las secciones principales del concurso, como la prueba final, el famoso 'Rosco', y tampoco del nombre del espacio, que en el formato original era 'The Alphabet Game'. Y, por todo ello, consideraba que los acuerdos firmados no eran válidos y pedía de vuelta las cantidades entregadas.

Pero ITV replicó con otra demanda en la que afirmaba que aquellos acuerdos eran totalmente correctos y lícitos, y que ellos eran los legítimos propietarios de los derechos en exclusiva del programa, por lo que Telecinco estaba incumpliendo su parte del trato desde el 1 de febrero de 2010. Posteriormente, en febrero de 2014, el Juzgado de lo Mercantil dictó sentencia, que cifraba en unos 15 millones de euros la cuantía que Mediaset debía abonar a ITV, aunque, tras el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid, fue reducida a la mitad. Ninguna de las dos partes quedó conforme, y ambas presentaron recurso ante el Tribunal Supremo.

Por aquel entonces, el grupo español publicó que «la revisión de la sentencia de apelación podría significar, incluso, que Mediaset España no tuviera que abonar a ITV indemnización alguna por el uso del formato y título del programa». Pero finalmente el Tribunal Supremo ha decidido que Telecinco ponga fin definitivamente al concurso.

En total, la cadena española deberá pagar a la británica casi quince millones de euros, a lo que habría que sumar una indemnización por daños y perjuicios que representa «el 1% de la cifra de negocios realizada por Telecinco con el signo infractor», según refleja la sentencia.