Reportajes a toda costa

El equipo de reporteros de 'El verano en el punto de mira', el programa de reportajes de Cuatro para los meses estivales. / CUATRO
El equipo de reporteros de 'El verano en el punto de mira', el programa de reportajes de Cuatro para los meses estivales. / CUATRO

'El verano en el punto de mira', el espacio de reporterismo de Cuatro para los meses estivales, muestra las dos caras del turismo en el litoral español

JULIÁN ALÍA

En verano no solo despiertan de su letargo las zonas costeras. También lo hacen un gran número de «golfos y sinvergüenzas» que intentan aprovecharse de los turistas, según destaca Boro Barber, reportero de 'En el punto de mira', de Cuatro, y encargado de averiguar qué sucede en esta época estival a lo largo de la costa catalana. A la espera de un programa especial centrado en el patrimonio de la familia Franco, de dónde viene y qué va a pasar con él, el espacio de reportajes de Cuatro pasará a llamarse durante estas fechas 'El verano en el punto de mira', del mismo modo que ocurrió el año pasado, y seguirá emitiéndose los lunes en 'prime time'. En esta ocasión analizarán las costas gallega, catalana, valenciana, murciana, malagueña y la de Ibiza, y tienen la impresión de que por primera vez en muchos años, «no va a haber récord» de turistas en España.

«Cataluña es el principal destino turístico», allí puede encontrarse el mayor lujo y las mejores propiedades, y es el lugar escogido por «gente con grandes fortunas que quiere pasar desapercibida», destaca Barber, que ha conseguido entrar en algunas casas de importantes empresarios.

«Murcia tiene la costa con más barcos hundidos. Eso es un reclamo turístico. Hay gente que va solo a bucear o a hacer turismo náutico, pero también hay piratas del patrimonio submarino. La Guardia Civil se encarga de revisar que el catálogo de barcos permanece intacto», explica por su parte Pablo de Miguel, reportero que ha examinado los recovecos de la Costa Cálida.

«No hay programa más valiente que el nuestro», dice Juan Serrano, su director

En las costas gallegas han abordado el marisqueo ilegal; en Ibiza, los abusivos precios de los alquileres; en la Costa del Sol analizarán el auge del turismo sanitario; y en Valencia, el llamado fraude del alquiler vacacional. En todos los casos también contarán los aspectos más positivos.

De Miguel admite que los rodajes de 'En el punto de mira' (incluidos los de su versión estival) pueden ser una caja de sorpresas. «No sabes nunca lo que te vas a encontrar al abrir una puerta», dice, al tiempo que confiesa que ha sentido miedo en algunas coberturas. «No es lo mismo ir a las Tres Mil viviendas (Sevilla) que entrar en una administración pública, aunque la mayor tensión siempre la provoca quien menos te lo esperas. Algunas veces puedes llegar a sentir miedo, pero la cámara protege». Y hablando de miedo, su director, Juan Serrano, cree que ahora mismo, «no hay un programa más valiente que el nuestro». De hecho, hay quien ha intentado frenar alguna emisión de 'En el punto de mira', «pero no lo ha conseguido; no hay que tener miedo a la verdad», reflexiona.

«En todas las costas existe una batalla brutal por el control del territorio y de los negocios», asegura Serrano. Pese a ello, todas pueden ser un destino idílico, «aunque sus aspectos positivos, lamentablemente, son en muchas ocasiones los causantes de que se originen muchas actividades ilícitas».

En la pasada temporada 'El verano en el punto de mira' anotó un 8,9% de 'share' y 1.120.000 espectadores, por encima de la media de Cuatro, que este mes con el Mundial está promediando el 7,1% de cuota de pantalla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos