El piano que conquistó 'La voz'

Andrés Iwasaki, en la gala 3 de 'La Voz' 2019 España. / ANTENA 3/
Andrés Iwasaki, en la gala 3 de 'La Voz' 2019 España. / ANTENA 3

Andrés Iwasaki protagonizó la tercera gala del talent, que nuevamente demostró la química que tiene el jurado y amplió la ventaja de Pablo López

JOSEBA FIESTRAS

Las motivaciones de cada 'coach' son distintas, pero todos coinciden a la hora de emocionarse y transmitir esas sensaciones al respetable, y ese es el principal secreto de 'La Voz': conectar con la audiencia a través de los sentimientos. Eva González, entre bastidores, aprieta las tuercas involucrándose con los aspirantes y sus familias, como en el caso de esa joven que 'cruzó el charco' para participar en el concurso. Victoria Julia es argentina y abandonó su vida para cumplir un sueño. La chica interpretó con arte 'I was born yo love you', pero los nervios, el ansia por demostrar su talento y su desmedida potencia condicionaron su puesta en escena y no sedujo a ninguno de los expertos. La presentadora tenía una sorpresa para ella y ese dramatismo (sin caer en la sensiblería) sostiene al formato y mantiene a los espectadores en tensión, sintiéndose parte del mismo. Carolina Gómez tampoco triunfó. Su versión de 'What about us' no cuajó y se fue sin éxito, pero con buenos consejos.

Luis Fonsi, Paulina Rubio, Antonio Orozco y Pablo López se han integrado perfectamente en el complejo engranaje, fomentando el suspense con esos bloqueos que imposibilitan la elección a uno de ellos en las audiciones a ciegas. Pablo López era el favorito del sonoro 'póker de ases'. Partía con la ventaja de que cuatro de los aspirantes ya le habían escogido, el resto tenían dos 'voces' cada uno. Paulina ya advierte de que busca autenticidad. «Para mí esto no es un juego, es mi vida», avisaba la mexicana. Sus colegas aspiran a «la verdad, la magia», y hubo destellos en actuaciones como la de Beatriz Pérez, que abrió la noche proclamando su pasión por Luis Fonsi. Y al puertorriqueño le habría encantado acogerla en su seno, pero Antonio Orozco lo impidió. «Te bloqueo porque te quiero», ironizó el cantante. Y al final la muchacha se quedó con López.

La secuencia mágica de la velada la protagonizó Andrés Iwasaki, que sedujo hasta las lágrimas al público con su talento al piano. El artista inició su formación musical con ocho años, cuando ingresó en el conservatorio. Desde entonces vive inmerso en la música y ha aprendido a tocar la guitarra, el piano y la loop station, aunque nunca se había subido a un escenario. La inexperiencia en este terreno no le pesó y su energía cantando 'Is this love' logró el pleno del jurado. Al final, también escogió a López. Luego llegó Lia Kali con 'A natural woman' y se sumó al grupo de Orozco, mientras Marina Damer, con 'Lo saben mis zapatos', sedujo a Fonsi. Otro de los momentos intensos del show fue el de la chica que actuó sorprendiendo (y emocionando) a su abuela. Susana Montaña derrocha ingenio y no solo su familiar la aplaudió, Paulina también se fijó en ella y la incorporó a su equipo. Al final, López sigue en cabeza con seis aspirantes en su grupo; y el resto quedan empate con tres cada uno.

 

Fotos

Vídeos