Toni Acosta: «Este es mi papel favorito»

La actriz canaria Toni Acosta./
La actriz canaria Toni Acosta.

Toni Acosta encarna a Mayte Soldevilla en la comedia 'Señoras del (h)AMPA', que emite hoy Telecinco. «Nuestros referentes son nuestras madres y esas mujeres que luchan cada día», comenta

JULIÁN ALÍA

Como amor a primera vista. «Desde que leímos el primer guion, la sensación era que teníamos entre manos una serie diferente», comenta Toni Acosta (Tenerife, 47 años), protagonista de la serie de Telecinco 'Señoras del (h)AMPA', que hoy, a partir de las 22.40 horas, emite su segundo capítulo. La actriz se mete en la piel de Mayte Soldevilla, una madre separada y con dos hijos que se ve envuelta en un asesinato accidental. El estreno de la ficción consiguió 2.996.000 espectadores y un 20,9% de cuota de pantalla; lo más visto del pasado miércoles.

- ¿Cree que la serie va más allá que otras comedias españolas?

- Es un tipo de comedia que no se suele explotar. Es más negra, más ácida, más dinámica. Y, sobre todo, muy realista. Creo que es una serie más atrevida, y espero que, de alguna manera, abra camino. Me gustaría que la gente pensara: 'Jo, no se había hecho una serie así todavía'. Ojalá acabemos yendo por ahí, arriesgando y con capacidad de reírnos de la realidad.

- No les tiembla el pulso a la hora de representar como 'mala' a la que va en silla ruedas.

- Sí, y a mí eso me pareció divertidísimo. Parece que siempre que aparecen personajes con alguna discapacidad tienen que ser buenos, bondadosos... Y aquí tenemos a una malvada. Que tampoco lo es tanto; es un personaje precioso que se va descubriendo. También hay una niña con síndrome de Down que tiene unas ideas bastante terribles sobre el mundo. Me parece bien. Nadie somos buenos ni malos. El planteamiento es muy rompedor.

- ¿Y su personaje?

- Mayte no es un angelito tampoco. Pasa lo que pasa y no decide ir a la cárcel y entregarse. Es una mujer superada por las circunstancias, por la vida. Está divorciada y, aunque tiene muy buena relación con su ex, tampoco le ha salido muy bien la maternidad. Tiene dos hijos en un momento horrible, en su trabajo tampoco le va bien, nunca ha estudiado... Tiene una vida bastante mediocre y el AMPA le proporciona unas amigas para sujetarse. No le ha salido nada bien y se dedica a sobrevivir.

- Sin asesinatos de por medio, ¿guarda similitudes con ella?

- Yo tiro mucho, mucho, de mí. Es la manera que tengo de intentar hacer un personaje creíble y real. Yo sí he estudiado, tengo las cosas más claras en la vida, me gusta mucho la maternidad..., pero de donde he tirado mucho es del barrio. Yo me crie en La Cuesta, en Princesa Yballa, en Tenerife, y allí para determinadas mujeres que ya eran madres había muy pocas oportunidades. Una vez estabas ahí... te quedabas. He tirado mucho de esas vivencias y recuerdos, de mujeres reales de mi pasado, de mi niñez. Me encantaba la idea de convertirlas en referentes, en heroínas. Nuestros referentes son nuestras madres y esas mujeres que luchan cada día.

- Mantener el ritmo del primer capítulo no debe de ser fácil...

- Eso es mérito de Carlos del Hoyo y Abril Zamora (ambos creadores y directores). Yo no daba crédito. Cada vez que llegaba el final de un capítulo decía: '¿Cómo coño se retoma esto? ¿Cómo va a empezar el capítulo 9 si el 8 lo deja tan arriba?'. Pero sí, en la serie no paran de pasar cosas. Diría que cada capítulo tiene casi entidad propia. Son como trece pequeñas películas. A mí, el segundo capítulo todavía me gusta más que el primero. Del resto no puedo hablar porque no los he visto.

- El rodaje, ¿agotador?

- Totalmente, pero sarna con gusto no pica. Éramos tan conscientes de que el producto lo merecía, que ahí estábamos todos poniendo toda la carne en el asador. Pero sí, ha resultado agotador emocional y físicamente. De repente teníamos que liarnos a tiros, meternos en peleas... Ha sido una montaña rusa de emociones. Muy al final, le dije a Carlos (del Hoyo): 'Oye, ¿lo estoy haciendo bien? ¿Sigo haciendo de Mayte?', porque ya la cabeza se cortocircuitaba.

«Soy buena espectadora»

- ¿Es este su papel favorito hasta la fecha?

- Sin duda. Mayte Soldevilla ha llegado en el momento en que considero que estoy mejor formada. Todo lo que he ido aprendiendo lo he depositado en esta serie. Es el que más me ha gustado, el que más me ha costado, y del que más satisfecha estoy. Los guiones son espectaculares, y las compañeras han sido maravillosas: Malena Alterio, Nuria Herrero, Mamen García... Hay un elenco de actrices brutales. También de actores, pero la batuta la llevan las mujeres.

- ¿Suele verse luego en televisión?

- Sí, he aprendido a verme. Ahora tengo una autocrítica gestionada para mejorar. Me gusta ver cómo ha quedado el montaje final y qué es lo que la gente va a recibir. Soy buena espectadora, no veo solo lo mío. Sigo mucho la ficción española para ver lo que hacen los compañeros. No veo todos los capítulos, porque sería imposible, tengo vida también y eso... Pero siempre veo al menos el primer y segundo capítulo de todas las series.