«No conocemos a la gente del campo»

Lumbreras ha emitido desde los sitios más insólitos, por ejemplo en la cama con un oyente. Abajo, con su famosa 'chifla'. / AGROPOPULAR
Lumbreras ha emitido desde los sitios más insólitos, por ejemplo en la cama con un oyente. Abajo, con su famosa 'chifla'. / AGROPOPULAR

César Lumbreras es un caso único en las ondas: lleva 35 años presentando 'Agropopular' (Cope), el programa del medio rural

J. A. GUERRERO

El sonido de una trompetilla que se lleva al estudio (o donde se tercie) y que siempre toca él marca el inicio del programa más antiguo de la radio española con el mismo presentador. César Lumbreras (Adanero, Ávila, 63 años), dirige y conduce desde 1984 'Agropopular', el espacio de referencia para las gentes del campo que se emite todos los sábados en la cadena Cope entre las ocho y media y las diez de la mañana. Lo escuchan 761.000 fieles oyentes, una cifra reservada a las estrellas de las ondas, una barbaridad para tratarse de un programa que repasa la actualidad agraria. No hay ministro ni comisario europeo de Agricultura que no se le ponga a Lumbreras al teléfono porque saben de su influencia en el medio rural. Con razón dicen de este hijo de agricultores y ganaderos, licenciado en Políticas con la especialidad de Estudios Internacionales e Iberoamericanos, que es de los pocos españoles que puede colapsar la Castellana con una tractorada. Pero a él lo que le preocupa es escuchar al campo y contar su realidad de forma amena y desenfadada, sea desde Bruselas, a donde viaja con frecuencia pues allí se cuecen las cuotas lácteas, el precio de la naranja y demás, o desde cualquier pueblito. Tampoco ha dudado en hacer el programa montado en una cosechadora, en la Antártida, o en las antípodas neozelandesas. Y hasta se ha metido en la cama de sus oyentes y desde allí, en pijama, ha soplado la «chifla», el cornetín de pregonero convertido en el símbolo de 'Agropopular'. «Era uno que nos llamaba para participar en el concurso que hacemos y siempre decía 'desde la cama contesto hoy a la pregunta'. Un día le llamé y le pregunté si nos invitaba a hacer el programa desde su cama y allá nos fuimos. El hombre no se lo creía», recuerda Lumbreras, al que sólo le falta emitir desde un globo. El del próximo sábado, él y su equipo (formado por seis profesionales, todas mujeres) lo harán junto a sus paisanos de Adanero, un pueblo de 200 vecinos donde sigue empadronado. La elección no es casual. Quieren llamar la atención del grave problema de despoblación que sufre la España interior. «Vamos a lanzar una campaña en la línea de 'Enamórate de tu pueblo' o 'Adopta un pueblo'. Y por otro lado, queremos escuchar la voz de sus habitantes porque ahora se habla mucho de despoblación, pero desde posiciones urbanitas, y quien sabe mejor que nadie cuáles son los problemas de los pueblos, y qué se necesita para afrontarlos es la gente que vive allí». - ¿Es esa España vacía la que está entre sus 761.000 oyentes? - Sí, la mayoría de nuestra audiencia está en los pueblos, pero también tenemos muchos oyentes en las ciudades. Hay que buscar los puntos de unión entre el medio rural y el urbano. Al final todos comemos tres veces al día y los alimentos en su mayor parte salen de nuestros pueblos. Hay muchos elementos que nos unen y hay que encontrarlos. - ¿Conocemos bien los urbanitas a la gente del campo?

- No existe un conocimiento profundo. Por ejemplo se tiene la impresión de que el medio rural es un sector atrasado y no es verdad. La actividad agraria y ganadera requiere de una tecnología y unos conocimientos importantes. Subirse a una cosechadora es subirse a un montón de tecnología de la más avanzada.

- Da la impresión de que escuchar al campo es escuchar un lamento que viene de lejos. Si llueve porque llueve, si no llueve...

- El campo tiene problemas, uno de ellos es el precio que se paga por sus productos. Pero es verdad que ganaderos y agricultores tienen una imagen de llorones y deben empezar a venderse en positivo.

- ¿Cómo?, ¿con qué mensajes?

- Que el campo es productor de alimentos de calidad y a unos precios asequibles; que está a la última en tecnología; que desempeña un papel vital en la lucha contra el cambio climático, y que ganaderos y agricultores son guardianes del medio ambiente y evitan que muchos territorios estén aún más despoblados.

- Pero en algunos supermercados cuesta más un litro de agua que uno de leche; eso debe ser frustrante para el ganadero...

- Sí, los bajos precios en origen de muchos productos son un problema. Y también que el ganadero y el agricultor están en la posición más débil frente al resto de elementos de la cadena, frente a la industria, frente a la distribución.

«Nostalgia» de aquella radio

'Agropopular' salió al aire un sábado 28 de julio de 1984, con idea de probarlo durante un par de meses. La prueba ya dura 35 años. «No me lo creo todavía», admite Lumbreras, que siente nostalgia de aquella radio artesanal, pero no la cambiaría por los adelantos de la actual que le permite hablar a sus oyentes desde el Hespérides o pateando el Camino de Santiago. El veterano locutor podría firmar eso de que el que siembra recoge, pero huye del refranero rural porque es un arma de doble filo. «Tienes uno para una cosa y otro para la contraria. Desde luego el que no practico es el de 'Al que madruga Dios le ayuda'». No le importa reconocer que es «un vago al que le es imposible ejercer» y que lleva «mal, muy mal» los madrugones de los sábados.

Al menos come bien. Sus oyentes le surten de viandas. En su menú no pueden faltar alcachofas, cardos y espárragos, pero puestos a elegir una sola verdura se queda con la borraja.

- Y ya que estamos celebrando el Día Mundial de la Radio, de los grandes nombres de nuestras ondas, Gabilondo, Del Olmo, Herrera, Ángels Barceló, Julia Otero..., ¿tiene alguno de referencia?

- Todos esos. Pero si tuviese que quedarme con uno sería uno anónimo, la persona que está en las emisoras locales, en las radios de provincia, que son un poco hombre-orquesta porque lo tienen que hacer absolutamente todo. Locución, redactar las noticias, las cuñas, hacer control... son los que mantienen viva la radio local, que es importantísima.

 

Fotos

Vídeos