«Procuramos ser un poco gamberros»

Presentación de 'Cachitos de hierro y cromo'. /
Presentación de 'Cachitos de hierro y cromo'.

Arantxa Soroa dirige 'Cachitos de hierro y cromo' (La 2), que se ha ganado el aplauso general con su especial de Nochevieja, lo más innovador del fin de año

JULIÁN ALÍA

«El Franco bueno» era el rótulo para referirse al cantautor italiano Franco Battiato utilizado por 'Cachitos de hierro y cromo' en su especial de Nochevieja, que se quedó cerca del millón de espectadores (923.000) en La 2 de TVE. El programa ha calado en la audiencia y sorprende con cotas a las que el canal temático de la cadena pública no acostumbra. Su directora, Arantxa Soroa (Logroño, La Rioja, 41 años), fue la encargada de escoger a Pablo González Batista y a Antonio Vicente como guionistas para la ocasión, y destaca la «visión sociológica» de un 'Cachitos' que motiva el consumo televisivo en familia.

- ¿Esperaba esta legión de fans?

La verdad es que no, pero es algo que no viene de ahora. Tenemos muchos fans prácticamente desde el segundo programa, que fue sobre música de gasolineras hace seis años. No esperábamos tanta acogida. Los hay muy muy fieles. Aunque estamos ya un poco acostumbrados, no nos deja de sorprender que subamos un poco la audiencia cada año.

- ¿Cree que es esa visión sociológica lo que ha calado tan bien?

Creo que es un compendio. Primero la música, evidentemente. Tiene un poder evocador y nostálgico. Es algo que tenemos todos en nuestro cerebro. Pero la visión sociológica también, y el humor. Nosotros jugamos mucho con el montaje y con los rótulos, con muchos guiños al espectador, y muchas bromas. Intentamos ser poco convencionales y un poco gamberros también. Y, por supuesto, nada políticamente correctos.

- ¿Y de dónde sacan esos rótulos tan ingeniosos?

Con los rótulos hacemos una revisión actual de lo que era el pasado y su música. Cada programa tiene un guionista. Para este especial de Nochevieja escogí a dos de los habituales. Los elegí porque son personas que tienen un humor muy inteligente y que están muy al día. Dan muy bien esa visión del pasado. Son los que se ponen con los vídeos y van redactando rótulos. Están mucho más pensados de lo que parece, eso sí. Yo luego hago la edición de corregir, quitar, poner, aclarar cosas, y darle una vuelta a veces.

- ¿Tienen plena libertad?

Sí, sí. Totalmente. Ellos tienen carta blanca. Luego hay un filtro, evidentemente, que soy yo. Intentamos no censurarnos, pero queremos ser respetuosos con la gente. Somos una televisión pública, y hay cosas que no nos permitimos tampoco. Siempre intentamos 'divertirnos con', y no 'reírnos de'.

- Otro rótulo del especial fue el de «Hay jotas que sí se entienden, no como al de los Planetas». ¿Se enfadan los músicos?

Una vez nos llamó un mánager cabreado. Aunque luego el grupo nos dijo que ellos no estaban enfadados. Creo que es más cosa de mánager que de músicos, pero también entiendo que su trabajo es defenderlos. Los músicos se lo toman con mucho humor. Esto, ante todo, es un programa de música, y eso les gusta.

- ¿'Cachitos' estaba pensado para algún público en particular?

Una de las cosas que más nos gusta es que ha resultado ser un programa muy familiar. De hecho, nosotros en ningún momento pensamos en una edad concreta. Nos gusta mucho cuando nos escribe gente diciendo: 'Estoy con mi abuela. Me está explicando unas cosas y yo a ella otras'. Por lo que dicen las estadísticas y las redes sociales, la gente que más nos ve es la de 30 a 50 años, aunque personas de todas las edades se sientan juntas a vernos en la tele. Eso nos da un gustazo enorme.

 

Fotos

Vídeos