Las amargas lágrimas de Isabel Pantoja en 'Supervivientes'

Pantoja acabó llorando. /TELECINCO
Pantoja acabó llorando. / TELECINCO

La tonadillera se enfrentó con Carlos Lozano y acabó llorando desconsolada, mientras las Azúcar Moreno la ponían 'a caldo' desde la distancia

JOSEBA FIESTRAS

«Esto no lo puedo consentir», gritaba alborotada Isabel Pantoja ante los desplantes de Carlos Lozano en la isla. Los primeros días de la cantante en 'Supervivientes' están resultando mucho más intensos de lo que esperaba. El presentador, bastante sobreactuado, atacó a Chelo García Cortés y, de rebote, sus lanzas se clavaron en la folclórica que reaccionó encrespándose muchísimo. La estrategia de Lozano radica en pinchar a sus compañeras aparentemente más débiles. Empezó con Chelo y, viendo que no se agitaba demasiado, decidió continuar con Isabel. Lo que no esperaba es el enfrentamiento que Pantoja iba a brindarle. «Carlos está dando un coñazo que no es normal», opinaban los colaboradores del debate desde el plató de Telecinco.

«Falso» y «mala persona» fueron algunas de las lindezas que la artista dedicó al comunicador. «Me voy a callar por respeto», respondía Carlos impertérrito, pero seguía embistiendo. «Yo he venido a 'Supervivientes', no a un spa o a un hotel», ironizaba el showman metiendo aún más el dedo en la llaga. Y Pantoja estalló: «En mi vida he tenido mal rollo, no te voy ni a mirar», amenazaba envuelta en lágrimas. Y el sofoco se expandió, con llantos desconsolados y disgustos sofocantes. Fue entonces cuando Lozano recogió cuerda y pidió disculpas. «¿Montas el show y ahora me vienes con eso?», reprochaba la intérprete resentida. «Que yo no hago shows, que la tonadillera eres tú», rebatía él con cierta sorna. Y la pulla hizo que Isabel se derrumbara.

Llantos afligidos, abrazos adulterados por parte del atacante y desconsuelos generalizados invadieron la playa. «Necesito estar sola», zanjó la flamenca apartando a su oponente de su lado. «No te quiero ver así, me he equivocado. No sabía que estabas tan mal», admitió entonces Lozano un tanto desbordado con la situación que había provocado. Y punto pelota, de momento.

La sonada bronca tuvo daños colaterales. Las Azúcar Moreno comentaron la jugada desde la distancia posicionándose en contra de su colega. «No me la creo», decía Toñi comedida. Su hermana fue más lejos. «Como siempre tiene a su lado monigotes que la defienden… Es una soberbia, no me gusta», espetó Encarna que siguió confeccionándole un traje a medida a la Pantoja: «Yo no le voy a hacer la pelota nunca. Tenía un gran concepto de ella y me ha defraudado mucho. Es altiva y habla mal de la gente. Hay que darle la razón sin tenerla y no me da la gana. Aquí no hay divas, hay personas; y ella se cree la reina de Saba».

Guerra de folclóricas

«Vamos a ver una guerra de folclóricas en los cayos que hará que salgan las peinetas volando», advirtió Lara Álvarez desde su puesto isleño. Y Carlos Sobera, desde plató, añadía: «La que se va a armar el jueves cuando Isabel escuche esta conversación en la palapa». Pues la de San Quintín, que por otro lado es lo que buscan quienes hacen el concurso. La guerra ha comenzado y, como se esperaba, Isabel Pantoja es el centro de todas las batallas.