Tolosa lleva a Madrid la presentación de su Certamen de Masas Corales más especial

Luis Miguel Espinosa, Julián Lacunza, Olatz Peon, Joxean Muñoz y Denis Itxaso, ayer en la presentación del certamen en Madrid./J.M.G.
Luis Miguel Espinosa, Julián Lacunza, Olatz Peon, Joxean Muñoz y Denis Itxaso, ayer en la presentación del certamen en Madrid. / J.M.G.

La celebración hará que la cita de principios de noviembre se convierta en «una gran fiesta de la coralidad universal». El concurso conmemorará su 50 edición con 16 de los mejores coros de su historia reciente

JUANMA GOÑIMADRID.

Pocos podían imaginar que aquel modesto festival de música coral vasca, que organizó por primera vez el Centro de Iniciativas (CIT) de Tolosa en 1969, iba a convertirse, cincuenta años después, en uno de los certámenes de coros más importantes de Europa. Dentro de escasas semanas, a principios del próximo mes de noviembre, se celebra el 50 Certamen Internacional de Masas Corales. Será una edición especial llena de momentos especiales. El primero de ellos, de hecho, tuvo lugar ayer mismo. Porque el CIT quiso llevar hasta Madrid la presentación de lo que es este concurso, de su pasado, su presente y futuro. Y en tan señalada efemérides, en un acto celebrado en la delegación del Gobierno Vasco de la capital madrileña, estuvo acompañado por los representantes de las instituciones que lo apoyan: Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura; Denis Itxaso, diputado de Cultura, y Olatz Peon, alcaldesa de Tolosa. Por la tarde, un concierto del coro guipuzcoano Kup taldea en el Auditorio Nacional de Música completó la presentación madrileña del certamen tolosarra.

En esta edición especial de las 'bodas de oro' participarán sólo agrupaciones que han obtenido premios y que han dejado una huella en la historia más reciente del concurso. La organización del CIT ha querido ofrecer algo distinto a lo habitual. No habrá piezas obligadas, ni grupos vocales, ni coros infantiles, ni modalidades separadas de folklore y polifonía. Se ha invitado expresamente a dieciséis de las mejores corales que han pasado por Tolosa a lo largo de los últimos años. Todas ofrecerán un repertorio libre, en el que incluirán una pieza en euskera también de libre elección. «Hemos pretendido que sea más una fiesta que un concurso, y representar al mismo tiempo la universalidad de la música coral», señalaba ayer el director del certamen, Luis Miguel Espinosa.

Programa de las sesiones de coros

31 octubre
Teatro Leidor, 19
30 h. Concierto de inauguración a cargo del coro Vokalna Akademija Ljubljana, de Eslovenia.
1 noviembre
16
00 h. Actuaciones de los coros Kinokai Youth Choir Kanami (Japón), Kup Taldea (Euskadi), The Ateneo Chamber Singers (Filipinas) y Entrevoces (Cuba).
19
30 h. Actuaciones de los coros I Vocalisti (Alemania), Landarbaso (Euskadi), Oreya (Ucrania) y Batavia Madrigal Singers (Indonesia).
2 noviembre
19
00 h. Actuaciones de los coros Schola Cantorum (Noruega), Saint Jacobs Vokalensemble (Suecia), Mikrokosmos (Francia), The Salt Lake Vocal Artists (Estados Unidos) y Kamer Koris (Letonia).
3 noviembre
11
00h. Actuaciones de los coros Convivium Singers (Reino Unido), El León de Oro (Asturias) y Kamerchor Saarbrücken (Alemania).
19
00 h. Concierto especial African Sanctus a cargo de Hodeiretz Abesbatza, Oroith Abesbatza y Loinaz Abesbatza
4 noviembre
11
00 h. Gran Premio Kutxa 50 aniversario.

Las corales seleccionadas vendrán de Suecia, Ucrania, Filipinas, Japón, Francia, España, Cuba, Noruega, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Letonia e Indonesia. Entre ellas habrá dos vascas: Kup taldea y Landarbaso abesbatza. Se celebrarán cuatro sesiones a concurso, del 1 al 3 de noviembre. Las mejores seleccionadas disputarán la gran final, el domingo 4 de noviembre, y sólo al término de esta sesión se conocerá el nombre del coro ganador.

Un concierto de Kup taldea en el Auditorio Nacional puso el broche de oro a la presentación

Son más de mil las formaciones que han pasado por Tolosa en este medio siglo

Sesenta países

En Madrid se habló ayer de los orígenes del concurso. ¿Cómo surgió el certamen? En realidad, lo hizo con el mismo planteamiento con el que se creó el CIT. Se trataba de aprovechar el espíritu organizativo de las sociedades populares a la hora de trabajar por el carnaval, y extender esta demostrada capacidad operativa a los 365 días del año, organizando en cada época actividades con personalidad y amplitud de miras. Entre las muchas actividades que organizó el CIT en aquellos primeros años, se incluyó un sencillo certamen de música coral vasca. «Queríamos impulsar una actividad que tuviera un planteamiento humano, y que permitiera divulgar nuestra cultura y nuestra lengua. Nada mejor que un festival coral», revelan los miembros fundadores del CIT. A lo largo de su historia, han pasado por Tolosa más de mil coros representando a sesenta países de los cinco continentes.

Luis Miguel Espinosa, director del certamen, recordaba ayer en Madrid que la cultura como intercambio está desde el principio en la génesis del festival. «Es por ello que, en cuanto pudimos disponer de mayores recursos, ampliamos el área de participación e influencia a todo el territorio español, y a partir del quinto certamen, a nivel internacional». Espinosa subrayaba que los objetivos iniciales con los que arrancó el certamen pueden considerarse cumplidos, cincuenta años después. Objetivos como los de preservar y dar a conocer el repertorio folclórico vasco, impulsar e incorporar obras de nueva creación en euskera, e incentivar la formación de nuevos directores y cantores, siguiendo las más modernas técnicas.

Viéndolo con perspectiva, Espinosa cree que estos propósitos se han ido cumpliendo. Son muchos los directores que reconocen que el Certamen Coral de Tolosa fue para ellos una puerta abierta al mundo, y aseguran haberse sentido influidos por aquello que, año a año, les llegaba desde fuera. Además, desde el principio buscaron con ahínco la creación de las distintas federaciones corales, que se lograron, con el fin que desde ellas se trabajara por estos objetivos.

El director del certamen opina que «esta influencia no se ha limitado al ámbito vasco, sino que, bien por asistir al propio certamen, bien por el magisterio de alguno de nuestros directores, hemos tenido una cierta relevancia en el desarrollo de la música coral española».

Modelo cultural

El viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, subrayó la «capacidad de entusiasmo, la ambición y el carácter tractor del certamen tolosarra», mientras que el diputado de Cultura, Denis Itxaso, se refirió al «genuino modelo cultural de la sociedad civil tolosarra, capaz de impulsar un acontecimiento universal como éste». La alcaldesa de Tolosa, Olatz Peon, habló de Tolosa como una ciudad que mima y crea cultura, y que al mismo tiempo «es una sociedad innovadora abierta al mundo». El presidente del CIT, Julian Lacunza, agradeció el apoyo que prestan al certamen entidades como el Ministerio de Cultura, Kutxa, y el Diario Vasco, y no se olvidó del trabajo voluntario de 'auzolan' , una de las señas de identidad del concurso.

Otra de las novedades que depara la presente edición será la celebración de tres conciertos especiales fuera de concurso. El primero, el 31 de octubre, a cargo del coro Vokaina Akademija Ljubijana, de Eslovenia. El segundo, el 3 de noviembre, African Sanctus, la misa coral del británico David Fanshawe, que interpretarán conjuntamente los coros Hodeiertz, Oroith y Loinaz bajo la batuta de Enrique Azurza. Y el tercero, ya el de clausura, será el de la presentación en Tolosa del Euskal Herriko Gazte Abesbatza, el domingo 4 de noviembre.

 

Fotos

Vídeos