Teatro como crítica feroz de una sociedad deshumanizada

Una de las escenas de la obra 'Contra la democracia'. /
Una de las escenas de la obra 'Contra la democracia'.

Se presenta hoy y mañana en Lugaritz 'Contra la democracia', una obra que su autor plantea como un bombardeo sin tregua

ROBERTO HERRERO SAN SEBASTIÁN.

«Si el espectador sale de mi obra tal como ha entrado, he perdido. Para mí lo importante es que el público haya cambiado interiormente». Son palabras de Esteve Soler, el autor de 'Contra la democracia', la función que se representa hoy a las ocho y mañana a las siete y media en el Centro Cultural Lugaritz. La pieza forma parte de una trilogía que completan las obras 'Contra el progreso' y 'Contra el amor', aunque el joven autor catalán aclara que está a favor tanto del progreso, como del amor y la democracia.

La producción de la compañía extremeña Teatro del Noctámbulo data de 2016 y es la primera en castellano de un texto que ha sido traducido a 17 idiomas y puesto en escena por un centenar de directores de todo el mundo.

'Contra la democracia' se compone de siete pequeñas piezas. Cada pocos minutos «el espectador observa una nueva perspectiva sobre el mismo tema, pero siempre sorprendente y reveladora», apuntan desde la compañía. «Es una crítica feroz presentada con mucho humor, que retrata una sociedad cada vez más deshumanizada».

Una obra a la que se ha relacionado con el movimiento del 11-M, aunque fue escrita antes, y que su autor plantea como «un bombardeo sin tregua». Para el director, Antonio G. Guijosa, «nos enfrenta a preguntas que tal vez no sepamos responder, o cuyas respuestas nos disgusten. Pero es también un ejercicio que nos conecta con valores profundamente democráticos».

 

Fotos

Vídeos