La restauración del Cavaillé-Colles el siguiente(y caro) desafío

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

La basílica de Santa María es, además de un lugar de culto, un apabullante escenario de elementos para el disfrute artístico. La propia ornamentación de la basílica, el museo en la nave Santa Marta y también su impresionante órgano Cavaillé-Coll, protagonista de tantos conciertos en la cultura donostiarra. Este mes comienza su restauración, el siguiente desafío. Y caro: los trabajos tendrán un coste de 599.797 euros. El pasado fin de semana un miniciclo de conciertos ha servido de despedida al viejo órgano.

La firma francesa Denis Lacorre Facteur D' Órgues, una de las más prestigiosas en su especialidad, será la encargada de realizar los trabajos. La restauración será financiada en un 50% por la Diputación de Gipuzkoa, un 25% por el Ayuntamiento y el otro 25% por el Obispado y la parroquia. «Necesitamos fondos y por eso es una buena noticia que crezcan las visitas que pagan sus 3 euros de entrada y nos ayudan a cubrir los gastos, porque aún tenemos pendiente el pago de parte de la restauración de la basílica», dice Edorta Kortadi.

Se espera que la restauración esté terminada a finales de 2020. El órgano de Santa María, según apuntó la Diputación al anunciar que sufragaba la mitad de la restauración, fue el último construido por el fabricante francés Aristide Cavaillé-Coll y es considerado como «el prototipo del órgano romántico».

Instalado en 1863

El monumental instrumento fue instalado durante el año 1863 en el templo donostiarra y cuenta con el reconocimiento internacional por ser uno de los más apropiados para interpretar a Cesar Franck, dijo el diputado de Cultura, Denis Itxaso, al presentar el plan de trabajo.

El proceso para la restauración de los órganos y armonios de Gipuzkoa, que cuenta con uno de los patrimonios más importantes de Europa en este aspecto, comenzó en mayo de 2017 tras un convenio entre la Diputación y la Diócesis de San Sebastián.

Una comisión mixta, con el asesoramiento de un comité técnico coordinado por el profesor de órgano de Musikene, Esteban Landart, ha llevado a cabo los estudios para conocer el estado de conservación del órgano.