Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

punto final

Manuel Cabrera
MANUEL CABRERA

El pasado día 2 llegó a término mi colaboración en este entrañable periódico 'El Diario Vasco' desde que se iniciara aquel 19 de noviembre de 1991, con una crítica titulada 'La Cenicienta con tos y otras toses'. Han sido veintisiete años, un mes y catorce días plenamente ilusionantes, con sus momentos álgidos y con otros que lo han sido menos, realizando una tarea siempre excitante, al enjuiciar, desde mi particular subjetividad, el comportamiento ajeno en el campo de lo que para mí es una pasión: esos bichitos negros que se mueven, con armonía y melodía, entre y sobre cinco líneas paralelas, que también son negras. ¡Jamás! una crítica musical podrá ser objetiva ya que quien la realiza tiene sus propios ojos para ver, sus propios oídos para escuchar y su propio cerebro para poder exponerlo. La persona que se atreviere a defender lo contrario estaría faltando a la verdad.

 

Fotos