El precio abusivo de los alquileres desplaza del centro de las grandes ciudades a multitud de jóvenes

Han empapelado el barrio de Malasaña con humor para denunciar un problema: el precio abusivo de los alquileres. Los protagonistas de esta historia también lo sufren, pero no en silencio. Lo suyo ha hecho mucho ruido y lo que empezó siendo un ejercicio de su escuela de creatividad ha llegado viralmente a cientos de personas y ha devuelto el debate a la calle. -Redacción-