El pianista Félix Ardanaz vuelve al Carnegie Hall de Nueva York

Félix Ardanaz compagina los recitales de piano con la dirección orquestal, faceta a la que quiere enfocar su carrera profesional./DV
Félix Ardanaz compagina los recitales de piano con la dirección orquestal, faceta a la que quiere enfocar su carrera profesional. / DV

El intérprete y director donostiarra afronta un verano con muchos compromisos que le llevarán a Boston, Chequia, Málaga y Berlín Esta tarde ofrecerá un recital a dúo con el violinista ruso Haik Kazazyan

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Félix Ardanaz afronta con ilusión todos los compromisos que tiene durante las próximas semanas. Hoy ofrecerá un recital en el mítico Carnegie Hall de Nueva York y mañana viajará a Boston para participar en el festival Tanglewood como director de orquesta. En agosto le espera una gira por distintas ciudades de la República Checa y en septiembre estará en Málaga y Berlín. Reconoce que vive un momento profesional «muy bueno», porque desde mayo le están saliendo muchos conciertos como director, que es la faceta hacia la que quiere dirigir su carrera, aunque es consciente de lo «complicado» que es salir adelante en este profesión.

A sus 29 años, este pianista donostiarra acaba de dirigir la ópera 'Carmen' de Bizet junto a la Orquesta Sinfónica de San Petersburgo y el Coro del Teatro Mariinsky, así como un concierto sinfónico con la Orquesta de Cámara de San Petersburgo con repertorio de Brahms y Shostakóvich. Esta tarde volverá a actuar en el Carnegie Hall por tercera vez. Los dos recitales anteriores los ofreció tras ganar, en dos ocasiones, el Bradshaw and Buono International Piano Competition de Nueva York. Esta vez, será un recital a dúo con el reconocido violinista ruso Haik Kazazyan.

Datos

Lugar
Carnegie Hall de Nueva York.
Intérpretes
Félix Ardanaz (piano) y Haik Kazazyan (violín).
Fecha
Esta tarde.

Tras esta actuación, mañana cogerá el tren que le llevará hasta Boston, donde las dos próximas semanas participará como director invitado en el Festival Tanglewood, una cita muy «estimulante», tal y como cuenta este joven director. «Es uno de los festivales musicales más prestigiosos de EE.UU. que cuenta con una gran reputación internacional», explica. Durante dos semanas se programan conciertos sinfónicos, de música de cámara, coral, teatro, jazz y otras manifestaciones culturales, que atraen a más de 350.000 espectadores anualmente, con actuaciones de muchas de las grandes estrellas de la música clásica. «Es una cita muy intensa y dinámica, porque todos los años contratan a dos jóvenes directores, que cada día dirigen un concierto diferente». Dos de las sinfónicas que dirigirá Ardanaz serán la de Boston y la de Tanglewood.

La República Checa será su siguiente destino, ya que durante la primera quincena dirigirá la ópera 'Eugene Onegin' de Tchaikovsky en una gira que le llevará a tres ciudades, entre ellas Praga. «Es la primera vez que dirijo esta ópera, que por desgracia no es de las más representadas, y es complicada», afirma. A finales de mes volverá a la capital checa para dirigir un concierto con la Moravian Philharmonic Orchestra, y durante la primera quincena de septiembre hará los propio con la filarmónica de Málaga. A finales de mes viajará a Alemania, para participar en un recital de cámara en la Philarmonica de Berlín.

Carrera como director

Desde el pasado mes de febrero Félix Ardanaz reside en París, ciudad en la que estudió durante cinco años y en la que se siente muy a gusto. «Es mi centro de operaciones, desde ahí viajo, preparo las obras y los conciertos». Además, cree que París se ha convertido «en una capital musical muy importante en Europa. Han construido la nueva Philarmonie y hay tres teatros de ópera. La ciudad tiene una vida cultural y musical que yo la considero incluso superior a la de Berlín o Viena. Por eso creo que es un momento ideal para vivir aquí», señala.

El músico donostiarra admite que aunque ahora vive «un período loco», luego llegarán los momentos en los que bajará la actividad, «esta carrera es así». Reconoce que la profesión de director de orquesta es complicada, «sobre todo cuando eres joven», pero él sigue empeñado en hacerse un hueco en el mundo de la música clásica. «Es importante conocer a maestros importantes que confíen en ti, tener un buen manager que crea en ti y mande tu candidatura a orquestas, hacerlo bien en los conciertos para que vuelvan a llamarte. Es ir luchando por varios frentes y seguir estudiando y trabajando sin desanimarte».

Las críticas que ha recibido hasta la fecha han sido buenas, aunque procura «estar al margen de lo que digan o lo que piensen los demás. Intento hacer mi trabajo con honestidad. Creo que es importante que los músicos crean en su propio criterio y luchen por él». No considera que sea demasiado joven para ponerse al frente de grandes orquestas, porque hoy día «la figura del director ha cambiado, hay jóvenes rusos, japoneses y coreanos que lo están dando todo y se están comiendo el mercado, en parte por la facilidad que existe hoy día para moverse y estudiar en otros países».

Entre recitales y compromisos para dirigir orquestas, Félix Ardanaz continúa publicando nuevos trabajos a través del sello discográfico Orpheus Classical que fundó él en 2012. En su quinto CD, 'Vienna', interpreta obras de Mozart, Beethoven y Schubert. «Viví un año en Viena, una época importante en mi vida porque hice el postgrado de dirección de orquesta, y tenía ganas de materializar todo ese año y esa experiencia vital en un disco, y de ahí surgió este trabajo». Su próximo proyecto será grabar su primer disco como director de orquesta, aunque todavía está barajando el repertorio a interpretar y las posibles orquestas con las que grabarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos