«La Bienal de Arquitectura ha sido un éxito; se quedará en Donostia»

Los participantes en el último acto oficial de la Bienal, ayer en Santa Teresa. Pedro Astigarraga posa en la muestra del estudio RCR en Miramar, que se cierra mañana./LOBO ALTUNA LOBO ALTUNA
Los participantes en el último acto oficial de la Bienal, ayer en Santa Teresa. Pedro Astigarraga posa en la muestra del estudio RCR en Miramar, que se cierra mañana. / LOBO ALTUNA LOBO ALTUNA

La bienal terminó ayer oficialmente. «Hemos logrado devolver la arquitectura a la gente», dice su responsable

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

Se confiesa agotado pero feliz. El comisario de la Bienal de Arquitectura Mugak, Pedro Astigarraga (San Sebastián, 1958) considera que esta primera edición se cierra con «éxito» porque ha cumplido el objetivo de «devolver la arquitectura a la gente y hablar de nuestra disciplina desde un punto de vista práctico, no solo académico o estético». Ayer se vivió el último acto oficial, con un encuentro dedicado a la vivienda, pero aún quedan algunos flecos y el balance oficial no llegará hasta dentro de unos días. Aún hoy puede visitarse, como último día, la muestra del estudio catalán RCR en el Palacio de Miramar. La exposición 'La ciudad que perdimos', un éxito de público, continuará un mes más en el convento de Santa Teresa. Astigarraga hace balance, da por hecho que la segunda edición empezará en Donostia en otoño de 2019 y aún no sabe si él mismo seguirá al frente. «Estoy encantado del resultado, pero me he dejado la piel», afirma.

- Antes de hacer balance: el último día «oficial» se ha dedicado a la vivienda como un guiño a los ciudadanos.

- Cerramos ayer con una jornada dedicada a la vivienda porque pensamos que la vivienda es una de las grandes cuestiones que la arquitectura debe resolver aquí. Hemos hablado de vivienda, y de vivienda pública, y hemos cerrado con un guiño a Bilbao, que en mayo recoge nuestro testigo con una gran exposición dedicada a hablar de la vivienda pública en el País Vasco desde la Transición hasta aquí.

«La Bienal debe ampliar sus actos también a Bilbao y Vitoria, y abrirse más al exterior»

«La de RCR en Miramar es la exposición de arquitectura más vista nunca en Donostia»

- La obsesión de la Bienal, desde que arrancó en noviembre, era hablar de la parte práctica de la arquitectura, no solo de la teoría.

- Sí, hemos querido insistir en esa parte más práctica y funcional de nuestro oficio. Yo me he cansado de repetir estos meses que una de las razones de la Bienal es acercar la arquitectura a la gente: que la gente vuelva a considerar la arquitectura como una herramienta necesaria y eficaz para construir y moldear las ciudades.

«El 'paisaje' de Cristina Iglesias en la isla será una de las grandes obras de San Sebastián»

«Sería un error hacer un hotel en Miramar. Es un espacio ideal para congresos y encuentros»

- ¿Se ha logrado ese objetivo?

- Se han cumplido los objetivos de la Bienal y la respuesta del público ha sido altísima. Los datos se darán dentro de unos días, pero son muy buenos. Ha habido mas de 125 actos y la asistencia ha sido elevada. Hemos logrado el objetivo de acercar la arquitectura a los ciudadanos y de que la gente recupere el interés por la arquitectura como un elemento propio que vives y, a veces, sufres.

- La exposición del estudio de Olot RCR, galardonado con el Pritzker, era uno de los platos fuertes.

- Esta es la gran exposición de la Bienal, junto al fenómeno de público que ha sido 'La ciudad que perdimos'. Nuestros datos apuntan que la muestra de Miramar, que se mantiene hasta mañana domingo, es probablemente la exposición sobre arquitectura más vista en la historia de Donostia.

- 'La ciudad que perdimos', promovida por la asociación Áncora, parecía orillada en el programa y se ha convertido en un fenómeno.

- Ha habido una docena de entidades que han colaborado con la Bienal porque yo siempre he defendido que 'Mugak' es plural y transversal. Quise dar voz a todo el mundo y fui yo quien invité a Áncora para que colaborara. Me parecía importante que esa entidad, que mantiene una interesante línea de trabajo para preservar el patrimonio, debía estar aquí. Han organizado una exposición con un alto nivel de investigación, con más de 190 edificios, y una cuidada documentación. Quiero agradecer además a Gráficas Michelena su aportación con el magnífico libro que recoge los contenidos.

- El público que visita ese muestra, sobre todo mayor, sale entre la indignación y la nostalgia.

- Es una exposición que pone de manifiesto no solo lo ocurrido en San Sebastián, sino en ciudades de toda España y del mundo en los años 60 y 70 del siglo pasado, cuando una ola especulativa hizo crecer las ciudades a base, muchas veces, de destruir parte de su patrimonio. Áncora insiste hoy en su pugna por conservar el patrimonio, a veces con sentido y otras, en mi opinión, no tanto: hay que conservar lo que tiene valor, con criterio fundado.

- La participación de Cristina Iglesias marcó uno de los grandes momentos de 'Mugak'.

- Nos costó traerle, porque ahora vive prácticamente en un avión. Ha sido gracias a Lourdes Fernández, que ha hecho de 'jefa de cocina', la que ha logrado que Cristina viniera a dar una conferencia preciosa en la que quizás sin contar nada lo contó todo. Dio las claves de lo que contendrá el proyecto de la isla, ese 'paisaje' que va a ser el proyecto más emblemático de San Sebastián de los próximos años. Ella se fue encantada: le hizo mucha ilusión explicar por primera vez los detalles de ese proyecto que tanto le ilusiona, con el alcalde de presentador.

- Como comisario, ¿qué momento ha disfrutado más?

- Estos meses he vivido en el alambre. La Bienal se preparó en pocos meses. Estábamos en el punto de mira de algunos pero todo ha salido bien. Yo he vivido con mucha tensión, así que no he podido disfrutar: en los actos era parte activa. Pero la conferencia inaugural de Rafael Aranda fue espléndida, como la del japonés Fujimoto. Y las mesas redondas de los escritores. La foto conjunta de Saizarbitoria, Atxaga, Savater y Harkaitz Cano no es fácil de conseguir.

- ¿Seguirá la Bienal?

- La Bienal ha llegado para quedarse. El éxito de este primera edición supondrá que la Bienal continúe, y además, que se quede en Donostia. Pero la edición que empiece en 2019 deberá abrir nuevas fronteras nacionales e internacionales y plantear más actos en Vitoria y Bilbao.

- ¿Con Miramar como sede?

- Miramar ha funcionado muy bien. En la semana inaugural la Escuela de Arquitectura trasladó aquí sus 600 alumnos y el palacio se veía vivo, con sus exposiciones y sus clases.

- Hablemos pues de ese edificio. Como usuario y como arquitecto, ¿cómo debe ser su futuro?

- Pretender hacer aquí un hotel es un error mayúsculo. Ya hay muchos hoteles en marcha en San Sebastián. Miramar es un edificio fantástico hoy infrautilizado. Necesita un lavado de cara y una adaptación tecnológica, pero puede ser un escenario ideal como apoyo para congresos y encuentros profesionales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos